Menú
Manuel Fernández Ordóñez

Caviar a precio de chóped: ¿por qué se ha hundido el precio de la luz?

Estamos disfrutando de precios bajos porque hemos tenido la suerte de que ha llovido mucho, no porque la eólica y la solar hayan tenido una contribución extraordinaria este año.

Estamos disfrutando de precios bajos porque hemos tenido la suerte de que ha llovido mucho, no porque la eólica y la solar hayan tenido una contribución extraordinaria este año.
Cordon Press

Anda el mercado eléctrico revuelto esta primavera. Resulta que abril ha marcado los precios más bajos de la historia en el mercado mayorista. Hemos cerrado con un precio medio mensual que no ha llegado a los 14€/MWh en un mes donde hemos tenido una electricidad a precios cero durante muchas horas.

¿Las causas de esto? Para la prensa convencional la cosa está muy clara. Los diarios han lanzado sus titulares de siempre, atribuyendo este éxito de precios a las energías renovables por las que hemos apostado estos últimos años (eólica y solar). Sin embargo, cuando uno bucea un poco en los datos oficiales, rápidamente se da cuenta que la realidad es otra.

Para empezar, la producción eléctrica en este mes de abril ha descendido un 3% con respecto al mismo mes del año pasado. En este marco, la energía eólica ha producido este mes menos que el año pasado (un 5% concretamente), mientras que la solar ha producido exactamente lo mismo que en abril de 2023. Por tanto, si la eólica y la solar han producido conjuntamente menos energía que el año pasado, ¿cómo pueden ser las responsables de que el precio de la electricidad haya sido el más bajo de la historia?

En abril del pasado año, el mercado mayorista arrojó un precio medio de 73€/MWh. El mes de abril que acabamos de cerrar, 13,7€/MWh. Si las energías renovables han producido realmente menos que el año pasado, ¿cómo podemos explicarlo? ¿No será, acaso, que el factor determinante ha sido otro? Efectivamente, ha sido otro. En concreto, el aumento de producción de energía hidráulica gracias a las abundantes lluvias que hemos tenido. Nuestros embalses han pasado de producir 1.533 a producir 4.115 GWh, ¡un 168% más que en abril del año anterior!

Esta notable producción hidráulica ha expulsado al gas del mercado, donde su producción ha pasado de los 3.910 a los 2.285 GWh, un 41% menor. La realidad del mercado eléctrico es mucho más compleja, pero la conclusión somera que podemos extraer es que estamos disfrutando de precios bajos porque hemos tenido la suerte de que ha llovido mucho, no porque la eólica y la solar hayan tenido una contribución extraordinaria este año (de hecho, han producido menos que el año pasado).

No hace mucho que leíamos titulares acusando a la energía hidráulica de todos los males posibles. De vaciar los embalses a propósito, de dejar a la gente y al campo sin agua, de anteponer los intereses privados al interés general. ¿Dónde están ahora esas voces? ¿Dónde están ahora los que decían que el mercado marginalista de electricidad era una estafa para los ciudadanos? El mismo mercado marginalista que durante meses tuvo precios altísimos es el que ahora nos da precios muy baratos. El mercado es el mismo, no ha cambiado, sigue siendo marginalista.

La culpa, por supuesto, no es del funcionamiento marginalista del mercado, sino de las tecnologías que operan en él. Mientras sigas necesitando la entrada de gas en momentos clave, éste entrará a precios altos y el mercado marcará precios altos.

Si consigues expulsar al gas, los precios serán bajos. No hay más. ¿Dónde están los que decían que el mercado marginalista era como vender chóped a precio de caviar? Porque si eso fuera cierto, entonces ahora nos estarían vendiendo caviar a precio de chóped. ¡Qué extraordinaria transmutación! Esos malvados capitalistas explotadores que, de repente, se han convertido en unos solidarios filántropos. Qué absurda debe ser la vida cuando te dedicas a la política.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro