Menú

Media España tiene contratos parciales, temporales o de autónomo y sólo la otra mitad tiene puestos fijos completos

La expresión de la "mortalidad de la contratación indefinida" es la antítesis de lo que defiende el Gobierno de Pedro Sánchez.

La expresión de la "mortalidad de la contratación indefinida" es la antítesis de lo que defiende el Gobierno de Pedro Sánchez.
La Ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, sigue destrozando el mercado laboral | Europa Press

La tesis de que se está precarizando el mercado laboral y repartiendo empleo en vez de crearlo cuenta hoy con otro dato incuestionable. Y es que media España tiene ya contratos parciales, temporales o de autónomo y sólo la otra mitad trabaja en puestos fijos completos.

España tiene casi 21 millones de afiliados (20.901.967 cotizantes). El Gobierno ha asegurado que es un hito a celebrar por la fortaleza del mercado laboral. Pero esa teórica fortaleza es realmente debilidad en cuanto se analiza con detalle. El mercado laboral se divide de la siguiente manera en España. Los afiliados totales acumulan 20.901.967 personas. De ellos, en el régimen agrario hay 678.619 personas y en el de empleados de hogar, 372.291.

Fuera de esos sectores específicos, en el régimen de autónomos se encuentran 3.352.950 trabajadores que, obviamente, carecen de las garantías de los empleados por cuenta ajena.
Otros 2.457.638 tienen un empleo indefinido a tiempo parcial. Como fijos discontinuos figuran otros 897.326. Con contrato temporal a tiempo completo; 1.421.012. Y con empleo temporal y encima a tiempo parcial, un total de 582.921 trabajadores. En resumen, sólo la mitad del total tienen un empleo indefinido a tiempo completo: 9.537.364 personas.

Traducido: media España tiene empleos con estabilidad real y la otra mitad carece de ella.

El sindicato USO destaca, además, que la evolución de los últimos meses no es buena: "El número total de bajas en febrero, comparándolo con el mismo mes de 2023, aumenta en un 6,6% con respecto a 2023" y "las bajas de afiliados que tenían un contrato indefinido son las que más crecen: un 10% con respecto a 2023. Esto nos está indicado que se ha incrementado la "mortalidad" de la contratación indefinida".

De ese modo, las bajas de cotizantes que tenían un contrato indefinido suponen ya el 46% del total de bajas del mes.

En números absolutos, por otro lado, la principal causa de bajas en febrero de 2024 (último dato publicado) fue el pase a la inactividad de fijos discontinuos, que se incrementa en 12.088; en segundo lugar, figuran las bajas por no superar el período de prueba de los que tenían un contrato indefinido, y en tercer lugar las bajas como consecuencia de despidos disciplinarios de trabajadores, de nuevo, con contrato indefinido.

USO explica, además, que "si comparamos este febrero con el mismo mes de 2022, antes de la entrada en su integridad de la reforma laboral vemos lo siguiente: los despidos tanto individuales, como colectivos de trabajadores con contrato indefinido se han incrementado
por encima del 100%". Y "las bajas por no superar el periodo de prueba de los contratos indefinidos lo hacen en un 224% y el pase a la inactividad de los fijos discontinuos en un 365%".

Todo ello justifica una tendencia que USO resume con la mencionada expresión de la "mortalidad de la contratación indefinida", una descripción que es justo la antítesis que defiende el Gobierno de Pedro Sánchez.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios