Menú
Manuel Fernández Ordóñez

Alemania amaña sus datos de emisiones

Si no hubieran cerrado sus centrales nucleares, hoy tendrían una energía mucho menos emisora.

Si no hubieran cerrado sus centrales nucleares, hoy tendrían una energía mucho menos emisora.
Planta de energía de carbón Westfalen, en Alemania | Alamy

¿Por qué los gases de efecto invernadero producen calentamiento global? Porque impiden que parte del calor de la Tierra salga al espacio exterior. La energía proveniente del Sol entra en nuestra atmósfera como una mezcla de luz visible, ultravioleta e infrarroja. Sin embargo, la energía que sale de nuestro planeta hacia afuera lo hace fundamentalmente en forma de radiación infrarroja.

Algunas de las moléculas que forman parte de nuestra atmósfera son capaces de absorber radiación infrarroja, impidiendo que ésta escape. El CO2 es una de esas moléculas, pero no es la única. Lo interesante del asunto es que no todas las moléculas absorben el CO2 de igual modo, unas absorben más y otras menos. Por ejemplo, el metano es capaz de absorber 120 veces más radiación infrarroja que el CO2. Por tanto, es un gas para tener muy en cuenta en las consideraciones climáticas.

Una organización climática inglesa llamada EMBER, ha dado a conocer que Alemania lleva años subestimando (yo diría "amañando") sus datos de emisiones de metano procedentes de la minería de carbón. La cosa es tan escandalosa que Alemania, produciendo el 44% de todo el carbón lignito de la Unión Europea afirma que únicamente emite el 1% del metano de la Unión. ¿Cómo es esto posible? Porque los germanos utilizan una metodología del año 1989, totalmente obsoleta, ignorando durante años que el metano de la minería hay que medirlo de otro modo.

¿Cómo sabemos esto? Porque en Polonia lo hacen bien y podemos comparar. El carbón polaco es del mismo tipo que el carbón alemán y los polacos reportan que el contenido en metano de su carbón está entre 40 y 100 veces más que el que considera Alemania. Según el análisis llevado a cabo por EMBER, basado en varios estudios internacionales, las emisiones reales de metano de Alemania serían unas 180 veces mayores a las reportadas. ¡180 veces! Año tras año durante las últimas décadas.

Resulta enormemente preocupante la deriva alemana en lo que se refiere a su transparencia. Preocupa porque parece ser un tema estructural que se viene repitiendo con demasiada periodicidad en los últimos tiempos. Ejemplos como el de Volkswagen amañando los datos de emisiones de sus vehículos, miembros del Partido Verde en el gobierno amañando informes para forzar el cierre las centrales nucleares y ahora esto con los datos del metano.

Alemania sigue vendiendo su relato de líder climático, pero ya no se lo compra nadie. Su cierre nuclear ha perpetuado la quema de carbón y van a tener que construir decenas de centrales de gas para asegurar su suministro de electricidad. Su sectarismo antinuclear (junto con el español) le posiciona a contracorriente del resto de países de la Unión. Hace unas semanas el G7 emitió un comunicado mostrando su apoyo a la energía nuclear, que firmaron todos menos Alemania.

Si no hubieran cerrado sus centrales nucleares, hoy tendrían una energía mucho menos emisora. En cambio, son el país que más CO2 emite de la Unión Europea, algo que va a seguir siendo realidad por mucho que amañen los datos. No son líderes ni ejemplo de nada en materia climática. Lo saben, por eso están permanentemente en conflicto con Francia, tratando de ganar la construcción de un relato que la realidad deja en evidencia una vez tras otra. Su transición energética está a medio camino entre el fracaso y la vergüenza, pero no van a parar, se lo aseguro. Aunque tengan que arrastrarnos a todos por el camino equivocado.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro