Menú
Manuel Fernández Ordóñez

El nuevo impuesto al CO2 amenaza con más pobreza a España

La candidata socialista propone un impuesto al CO2 en frontera, que gravará importaciones de países sin políticas de reducción de emisiones.

La candidata socialista propone un impuesto al CO2 en frontera, que gravará importaciones de países sin políticas de reducción de emisiones.
La vicepresidenta primera y ministra de Hacienda, María Jesús Montero (d), junto a la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera (i) | EFE

Dejemos una cosa clara para no llamarnos a engaño: a nuestros líderes políticos la transición energética se la trae al pairo, incluidos aquellos que han hecho carrera viviendo del cambio climático. Es un hecho demostrado una y mil veces, empezando por el actual presidente del gobierno y terminando con la vicepresidenta Teresa Ribera.

Esta semana, la candidata socialista a las europeas ha anunciado que España va a instaurar un nuevo impuesto al CO2 en frontera. ¿Qué es esto? Un impuesto que va a gravar las importaciones de bienes fabricados en países que no tengan instauradas políticas de reducción de emisiones tan ambiciosas como las que tenemos en Europa. Es decir, la práctica totalidad de países del mundo.

Este impuesto únicamente sirve para hacernos a todos más pobres, a nosotros y a los países del mundo a los que les va a afectar este impuesto (que suelen ser más pobres que nosotros). Es, además, un impuesto tramposo. Lo es porque Europa está destruyendo su industria a pasos agigantados con sus políticas climáticas, pero los europeos seguimos consumiendo esos productos industriales que ya no producimos. Lo que estamos haciendo, realmente, es externalizar la producción industrial a países más pobres.

Asentados en un nivel de desarrollo inalcanzable para buena parte de los habitantes del planeta, nos permitimos mirar por encima del hombro a sectores industriales que son la base del bienestar de la humanidad. Despreciamos actividades como la minería o la siderurgia porque son "contaminantes" o no son "sostenibles", ignorando que los pilares fundamentales de nuestra calidad de vida dependen de esas actividades. Lanzamos soflamas en las redes sociales desde nuestros móviles de última generación, fabricados con metales manufacturados en China y con cobalto extraído del Congo con mano de obra infantil y esclava. Estamos muy perdidos.

No solo destruimos nuestra industria en el altar climático, sino que nos pegamos un tiro en el pie a base de impuestos sobre esos bienes a los que no podemos renunciar. Podríamos tener acceso a productos mucho más baratos, pero los gravamos para que sean más caros con el fin de "proteger a los trabajadores europeos". Acusamos al resto del mundo de competencia desleal por no seguir nuestros delirios energéticos. Todo forma parte de la agenda de decrecimiento, que es de lo que realmente trata esto.

La transición energética es un problema global. Si los países más emisores no se suben al barco, no vamos a ningún sitio. Si les ponemos impuestos, reduciendo sus ventas, estamos poniéndoles palos en las ruedas, impidiéndoles crecer, progresar y generar la riqueza suficiente para invertir en tecnologías e industrias más limpias. No reducirán sus emisiones hasta que no sean lo suficientemente ricos y somos nosotros, en realidad, los que estamos retrasando ese desarrollo.

Es más de lo mismo, es lo de siempre. Nuestros políticos utilizan lo que sea necesario para aumentar su intervencionismo, el control sobre nuestras vidas y la recaudación de impuestos con el único fin de implementar sus agendas políticas. Si de verdad estuvieran preocupados por el calentamiento global, no pondríamos aranceles a los coches importados de China. Apostaríamos por ellos y facilitaríamos que todo el mundo se comprara un vehículo eléctrico mucho más barato que los coches de combustión europeos. En lugar de eso hacen lo contrario mientras tratan de convencernos que el clima es su prioridad. Y la culpa es nuestra porque nos dejamos. Por eso lo hacen.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso