¿MEJORARÁ LA COMPETITIVIDAD?

Sindicatos y patronal pactan mantener la subida automática de los salarios

Los sueldos subirán un 0,5% este año, pero podrán revisarse si la inflación supera el 2%. En 2012 y 2013, el incremento será del 0,6%.

UGT, CCOO, CEOE y Cepyme firmaron este miércoles el II Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva. En el texto, destacan dos partes: en la cuestión de la negociación colectiva, los sindicatos y la patronal demandan su papel preponderantes y hacen genéricas apelaciones a la necesidad de incluir cláusulas de descuelgue para llevar los convenios al nivel de empresa. La segunda cuestión es el pacto salarial para los próximos años.

En este aspecto, todos los medios han destacado que los salarios crecerán un 0,5% este año y un 0,6% en 2013 y 2014. Sin embargo, la lectura del acuerdo no lo deja todo tan claro:

1. En el año 2012, el aumento de los salarios pactados no debería exceder el 0,5%, con una cláusula de actualización aplicable al final del ejercicio concretada en el exceso del IPC respecto al 2% del objetivo de inflación del BCE (…).

  • En los convenios vigentes con cláusulas de actualización salarial, los firmantes del presente acuerdo proponen a los negociadores tener en cuenta la incidencia de estas cláusulas sobre el crecimiento salarial total.

2. En el año 2013, el aumento de los salarios pactados no debería exceder el 0,6%, con una cláusula de actualización en los mismos términos que para 2012.

3. En el año 2014, el aumento de los salarios debería ajustarse al ritmo de actividad de la economía española según los siguientes criterios

  • si el incremento del PIB es inferior al 1%, el incremento salarial no superará el 0,6%
  • si el incremento del PIB está entre el 1% y el 2%, el aumento salarial no llegará al 1%
  • si el incremento del PIB supera el 2%, el aumento salarial no excederá el 1,5%

Es de suponer que estas recomendaciones se trasladen a los convenios sectoriales y territoriales que firmen las secciones de UGT y CCOO con las organizaciones empresariales. Aproximadamente a la mitad de los trabajadores españoles les afecta la negociación colectiva. Por lo tanto, a más de 11 millones de empleados se les aplicarán cláusulas similares a las anteriores.

Rigidez

El aumento de los costes laborales ha sido una de las claves en la rapidísima destrucción de empleo que ha sufrido la economía española en los últimos años. Pese a la crisis y a la moderación de los precios, los sueldos han seguido aumentando de 2007 a 2011.

Por ejemplo, suponiendo un nivel de 100 a comienzos de 2008, el coste laboral en Alemania estaría ahora mismo en 105,5, en Francia en 107,3 y en Holanda en 106,5. Mientras, en España alcanzaría el nivel del 109,2. Esto quiere decir que las empresas hispanas habrían perdido entre 2 y 4 puntos de competitividad respecto a sus competidoras de la UE.

En el siguiente gráfico pueden verse los costes laborales en varios países de la UE desde 2006. Esta ratio ha estado por encima de la media de forma constante desde ese año. Sólo Irlanda parece haber comenzado el ajuste.

En teoría, lo acordado entre sindicatos y patronal supone un cambio de tendencia. Un incremento del 0,5% o el 0,6% es reducido. Sin embargo, se mantienen dos de los aspectos que provocan rigidez en el mercado laboral español:

  • Todos iguales: el problema del pacto entre CEOE, Cepyme, UGT y CCOO es que trata a todos los sectores por igual. Los expertos coinciden en que esto es un error. No tiene sentido económico. Como explica en esta columna Juan Ramón Rallo, no es lógico que todos los trabajadores tengan las mismas cláusulas. Nadie entiende que en la construcción (un sector congelado y con pésimas perspectivas) los aumentos salariales sean iguales que en el turismo (que está creciendo). De hecho, lo normal sería que cada empresa ajustase el acuerdo a su coyuntura y necesidades.
  • Índices e inflación: el pacto mantiene un incremento lineal del 0,5% (bajo en teoría, pero quizás excesivo para lo que necesitan algunas industrias). Además, en el caso de que la inflación oficial supere determinados niveles, el incremento será aún mayor. Hay que tener en cuenta que el IPC es un indicador muy cuestionado (muchos expertos piensan que no es un reflejo adecuado de la evolución de los precios) y que cambia de provincia a provincia. Sin embargo, el acuerdo no hace estas distinciones y, exactamente igual que en el pasado, une subidas salariales a incremento del IPC.
Acceda a los 10 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular