ciu se sumó al pp para aprobarla

El PSOE se alinea con la extrema izquierda contra la Ley de Estabilidad

Pese a las negociaciones, el PSOE no se ha sumado al acuerdo. Mientras, PNV se abstenía y CiU votaba a favor.

Cristóbal Montoro y Soraya Saénz de Santamaría, este jueves, en el Congreso. | EFE
KETTY GARAT

El pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado este jueves por la tarde la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Un total de 192 diputados han votado a favor, 116 han votado en contra y cuatro se han abstenido. El PP ha conseguido el voto a favor de CiU, UPyD y UPN, mientras que el PNV se ha abstenido. El PSOE votó en contra, pese a que las negociaciones se prolongaron hasta última hora.

Este jueves se ha vivido un capítulo insólito en el Congreso de los diputados. El presidente del Congreso, Jesús Posada, anunció un receso en la sesión para ordenar las enmiendas a la Ley de Estabilidad Presupuestaria, lo que fue aprovechado por el Gobierno y el PSOE para negociar in extremis el cambio de postura de los socialistas.

"Sólo han intentado una foto antes de los informativos" denunciaba la socialista Soraya Rodríguez con el primer intento sobre las tres de la tarde, que tuvo las mismas consecuencias que el segundo, en torno a las 19:00.

Tras anunciarse el receso, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, salieron del Hemiciclo en dirección a la zona de Gobierno. "Invitamos al principal partido de la oposición a que se sume a ello", dijo la vicepresidenta. "¿Pero van a negociar en este instante?, preguntaron los periodistas en el pasillo. "Sí, vamos a ello", desveló Montoro ante la estupefacción periodística. "Vamos a seguir en ello...", añadió riendo la número dos del Ejecutivo.

Dentro del Hemiciclo, los diputados y portavoces de los grupos esperaban y se quejaban de la insólita espera en la votación. Transcurridos apenas diez minutos, la vicepresidenta Sáenz de Santamaría salió de su despacho en la zona de Gobierno haciendo un gesto negativo con la cabeza. "Vamos a ver que pasa". Nada más hacer su entrada en el salón plenario, comenzó a sonar la llamada a la votación mientras la portavoz parlamentaria del PSOE, Soraya Rodríguez comunicaba el fracaso del intento gubernamental. "No hay acuerdo, no. No hay posibilidad de introducir elementos sustanciales del pacto", anunció la portavoz socialista.

Agradecimientos del Gobierno

Finalizadas las votaciones, la número dos del Gobierno volvió a comparecer ante las cámaras para agradecer "a todos los grupos que han tenido la responsabilidad de apoyar la ley de estabilidad. Son responsables políticos que han demostrado que son responsables de verdad. Nosotros hemos intentado la negociación hasta el final. Ustedes lo han visto. Pero el PSOE tiene que dar explicaciones. Me sorprende cómo un partido no respeta la coherencia de lo que defendía en el Gobierno y no en la oposición. Esta ley es un importante test de responsabilidad".

Durante todo el día el PP se había quejado de la intención de los socialistas de rechazar la norma. "Tienen más sentido de España en CIU y PNV que en el PSOE". Con estas palabras resumía un alto cargo del PP la negativa del Grupo Socialista. Por su parte, Soraya Rodríguez convocó a los medios para denunciar: "Mi teléfono no ha sonado". Su homólogo en el PP, Alfonso Alonso, compareció acto seguido en el pasillo para desmentir la mayor. "Lo intentaremos hasta el último minuto", dijo el portavoz parlamentario que aseguró que se ha reunido varias horas con la portavoz.

Nacionalistas

Las negociaciones entre la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y los portavoces de los grupos parlamentarios se han intensificado en los últimos días y han conseguido el voto favorable de CiU y la abstención del PNV. En el trasfondo del cambio de postura de los nacionalistas vascos radica una estrategia con la que el Gobierno hizo temer por el concierto económico.

La segunda baza a la que jugó el Gobierno es su tradicional muleta: CIU. En torno al mediodía, los nacionalistas catalanes comparecieron en el Congreso para anunciar que votarán a favor de la ley tras un acuerdo alcanzado con el Gobierno por el que el portavoz adjunto de CIU, Josep Sánchez Llibre, manifestó su "satisfacción" y agradeció "la sensibilidad de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría".

Acceda a los 40 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular