'Comunismo de amiguetes': así ayuda el gobierno de Carmena a sus afines

La politización del consejo de Mercamadrid, el enésimo escándalo del gobierno municipal de Ahora Madrid.

Manuela Carmena, en la sala de plenos del Ayuntamiento de Madrid, el día de su investidura como alcaldesa. | Cordon Press
Relacionado

En los últimos años se ha hablado mucho en España del "capitalismo de amiguetes". Esta práctica podría definirse como la obtención de beneficio privado a través de tratos de favor concedidos por las Administraciones Públicos.

Como denunció Begoña Villacís, portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, el gobierno de Manuela Carmena parece haberle dado una "vuelca de tuerca" a este concepto. La dirigente de la formación naranja denunció en los micrófonos de esRadio que la gestión de Ahora Madrid "representa el anticapitalismo de amiguetes".

Teniendo en cuenta el discurso marxista que enarbola la formación que gobierna la capital de España, cabría dar una vuelta de tuerca más a esta orientación y hablar directamente de comunismo de amiguetes. En cualquier caso, terminologías aparte, ¿por qué se acusa de esto a los nuevos gestores de la capital de España?

"Dedazo" en Mercamadrid

Quizá el ejemplo más llamativo es el nombramiento del nuevo consejero de Mercamadrid. Durante la anterior legislatura, el Ayuntamiento había destinado este puesto a una funcionaria desligada del campo político.

Sin embargo, el gobierno de Carmena ha optado por destituir a dicha profesional y elegir como reemplazo a uno de los concejales de su partido. El resultado ha sido el nombramiento de Francisco Pérez Ramos, conocido por ser el fundador del canal de extrema izquierda Tele K.

Desde la oposición ya han surgido voces que denuncian la politización de Mercamadrid que puede acarrear este nombramiento. No hay que olvidar que dicha empresa es clave para coordinar un movimiento económico superior a los 4.000 millones de euros.

Los "okupas giratorios"

Otro ejemplo del "comunismo de amiguetes" lo tenemos en la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo. Hasta ahora, los "okupas" tenían prohibido acceder a viviendas del Ayuntamiento. Sin embargo, los nuevos estatutos anunciados desde el Palacio de Cibeles suponen un auténtico guiño a este colectivo.

Por un lado, ser "okupa" ya no será incompatible con registrarse como candidato a obtener un alquiler social. Por otro lado, los "okupas" que acrediten más de dos años en una vivienda del Ayuntamiento podrán regularizar su situación.

Los guiños de Ahora Madrid a los "okupas" ya fueron anticipados por Libre Mercado. Y es que entre los concejales de la formación figuran diversas personas ligadas a este movimiento, caso de Celia Mayer, Guillermo Zapata o Ignacio Murgui.

Sin embargo, el consistorio no se ha limitado a favorecer a este colectivo a través de la EMVS, sino que también prepara ya la cesión de espacios públicos a estos grupos. De acuerdo con el consistorio, en noviembre ya estará en marcha este programa.

Fuentes consultadas con Libre Mercado aclaran que "con la normativa actual, las asociaciones que acceden a la cesión de espacios públicos deben acreditar que llevan al menos dos años en el registro de Entidades de Utilidad Pública del Ayuntamiento de Madrid. Sin embargo, los "okupas" podrían llegar a estos inmuebles a través de "asociaciones puente" que servirían para legalizar el proceso".

El gobierno municipal no ha escondido sus pretensiones. Por un lado, plantea ceder el Mercado de Legazpi a grupos ligados al colectivo "okupa" La Traba. Por otro lado, permite que el Patio Maravillas elija su futura sede a partir de un catálogo de edificios municipales.

Asesores con sueldos de oro

También en la política de nombramientos hay polémica. El anterior gobierno municipal aprobó en abril de 2015 un reglamento que prohíbe que los ediles elijan como cargo eventual o de confianza a un familiar.

Sin embargo, esto no parece haber impedido que Carmena cuente con el marido de su sobrina como jefe de Gabinete. El sueldo que percibe este alto cargo del Ayuntamiento de Madrid llega a 90.000 euros anuales, 11.000 euros por encima de los 78.966 que cobrará en 2016 el presidente del gobierno de España.

Pero el comunismo de amiguetes no acaba aquí. Y es que el gobierno de Carmena tiene en nómina a la friolera de 80 directivos que cada año suponen un gasto de siete millones de euros.

En Libre Mercado

    Lo más popular