Menú

Moncloa hipoteca en 3.300 millones a las grandes empresas en plena crisis

El Gobierno adelanta el pago de Sociedades y elimina deducciones empresariales hasta 2013 para tratar de recortar el déficit público.

Libre mercado
0

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes un Real Decreto-Ley en el que se recogen nuevas medidas económicas para tratar de recortar el déficit público. La norma recoge tres medidas básicas: reduce el IVA para la compra de vivienda nueva durante cuatro meses, hasta el 31 de diciembre de 2011; adelanta el pago del Impuesto de Sociedades y elimina deducciones temporalmente, hasta 2013; y aplica un nuevo plan para reducir el gasto farméutico.

Adelanto en el pago de Sociedades

El Ejecutivo ha reformado el Impuesto de Sociedades. La idea es que las empresas de mayor dimensión (con una facturación superior a los 20 millones de euros al año) incrementen los pagos a cuenta de este impuesto y así aumentar la recaudación fiscal prevista inicialmente. Se trata, igualmente, de una medida temporal que se aplicará durante los ejercicios 2011, 2012 y 2013.

Actualmente, las empresas tienen la obligación de realizar tres pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades durante el ejercicio fiscal y lo hacen en los meses de abril, octubre y diciembre de cada año. Se trata de pagos a cuenta, que se compensan una vez que se liquida el impuesto (esto se hace entre el 1 y el 25 de julio de cada año para las empresas cuyo ejercicio fiscal es el año natural).

Las empresas tienen dos formas de realizar estos pagos fraccionados: aplicando un porcentaje del 18% sobre la cuota íntegra del último Impuesto de Sociedades declarado o en base a los resultados que están teniendo durante el ejercicio. En este último caso, el porcentaje a pagar es de cinco séptimos del tipo impositivo correspondiente, por lo que con un tipo de tributación del 30%, el porcentaje a aplicar sería del 21%.

Las pequeñas empresas pueden optar por cualquiera de los dos métodos, pero las grandes empresas sólo pueden recurrir a la segunda opción. El Gobierno pretende ahora aumentar la recaudación elevando el actual porcentaje sobre el cual se calculan los pagos a cuenta (21%). En concreto, Salgado ha detallado que a las empresas con una cifra de negocio de entre 20 y 60 millones se les aplicará un tipo de gravamen del 24%, mientras que para las que facturen más de esa cantidad será del 27%.

De esta forma, Hacienda obtendría más dinero por anticipado de las empresas de mayor dimensión. El adelanto afectará a alrededor de 3.900 compañías que facturan más de 20 millones de euros anuales, lo que supone menos del 0,5% del tejido empresarial español.

El mayor efecto recaudatorio de esta medida tendrá lugar el presente ejercicio. Según ha explicado la ministra, el adelanto del pago permitirá recaudar unos 2.500 millones de euros más en 2011. Sin embargo, en 2012 y 2013, el Gobierno prevé un efecto neutro e incluso positivo, ya que puede haber un pequeño efecto de arrastre, gracias al aumento de beneficios. Por ello, en 2012 esta medida "no dificultará el cumplimiento de déficit, sino que más bien lo favorecerá".

Eliminación "temporal" de deducciones

Salgado ha insistido en que en ningún caso se trata de una subida de impuestos para las empresas. Sin embargo, además de adelantar los pagos, el Gobierno ha eliminado ciertas deducciones empresariales hasta 2013, lo cual se traduce en una subida fiscal, con la promesa de que serán compensadas en el futuro.

En concreto, Economía establece "límites con carácter temporal a la compensación de bases imponibles negativas procedentes de ejercicios anteriores". Hasta ahora, las grandes empresas se podían beneficiar de una compensación de hasta el 100%.

Sin embargo, hasta 2013 las grandes empresas que facturen entre 20 y 60 millones solo podrán aplicar una deducción del 75% de las bases imponibles negativas, porcentaje que se verá reducido al 50% cuando se trate de sociedades cuya cifra de negocios sea superior a 60 millones de euros.

De este modo, las grandes empresas tendrán que pagar no sólo antes sino también más impuestos hasta 2013. A cambio, el Gobierno amplía de 15 a 18 años el plazo máximo por el cual las empresas se pueden deducir el 100% de las bases negativas procedentes de ejercicios anteriores. Es decir, tendrán que pagar más hasta 2013 a cambio de poder beneficiarse de dicha deducción durante tres años adicionales.

"Esta medida beneficiará por igual a todo tipo de entidades, incluidas las Empresas de Reducida Dimensión, aunque no se vean afectadas por las limitaciones a la compensación aplicables en 2011, 2012 y 2013 a las muy grandes empresas", indica el Gobierno.

Por último, también reduce la deducción del fondo de comercio financiero. Las empresas tan sólo podrán aplicar una deducción del 1% anual hasta 2013 por este concepto (inversiones en el exterior) frente al 5% vigente en la actualidad. Por tanto, "se trata también de una periodificación de impuestos, ya que los importes no deducidos en dichos ejercicios serán deducibles en los ejercicios posteriores", explica el Gobierno.

Con estas tres medidas que afectan al Impuesto de Sociedades, el Gobierno pretende recaudar un total de 3.300 millones de euros extra hasta 2013: 2.500 millones con el adelanto de pagos en 2011, y unos 400 millones adicionales con la eliminación parcial de deducciones en 2012 y 2013.

De este modo, los cambios en Sociedades implican una hipoteca próxima a los 3.300 millones de euros para las grandes empresas hasta 2013, en plena crisis económica y financiera. Y es que, el mensaje de Moncloa es el siguiente: las grandes compañías tendrán que pagar al Fisco más de 3.000 millones de euros extra estos tres años, bajo la promesa de que serán compensadas en el futuro. Tal y como señala el comunicado del Consejo de Ministros:

Las medidas afectan únicamente a las muy grandes empresas, con veinte o más millones de cifra de negocios [...] por considerarse que tienen mayor capacidad económica para realizar una aportación temporal anticipada que contribuya a las sostenibilidad de nuestras finanzas públicas.

En ningún caso se trata de incrementos impositivos, sino de cambios en la periodificación de los ingresos tributarios, en concreto en el Impuesto sobre Sociedades, para anticipar la recaudación del tributo y reforzar el cumplimiento de los objetivos de reducción del déficit público hasta el año 2013.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco