Menú

¿Pueden los cambios en Bankia afectar a Prisa?

Entre las deudas que Bankia no logra cobrar está una parte de la deuda de Prisa, que en total supera los 3.500 millones, todo un "activo tóxico".

0

Prisa lleva desde mayo de 2005 manejando una pavorosa deuda cuyos vencimientos ha venido sorteando con diversos acuerdos que han prolongado en el tiempo la supervivencia del grupo de comunicación.

La deuda, que ha llegado a superar los 5.000 millones de euros, es actualmente de unos 3.500 millones, y está respaldada por un crédito sindicado con hasta 35 bancos, uno de los cuales es Bankia, que ha heredado este poco atractivo activo de Caja Madrid.

Estos créditos sindicados han sufrido renovaciones prácticamente anuales que eran sometidas a distintas exigencias y han visto como llegaban nuevos propietarios, Liberty, sin que en el camino Prisa lograse mejorar sus cifras de forma consistente, de hecho, en 2011 las pérdidas volvían a multiplicarse por seis alcanzando la astronómica cifra de 451 millones de euros.

Próximo vencimiento: marzo de 2014

La última de estas operaciones fue una nueva prolongación, pactada a finales del pasado año, del vencimiento de este crédito sindicado, que Prisa no tendrá que devolver hasta marzo de 2014.

No sólo eso: el nuevo crédito tiene un formato bastante peculiar: es lo que se conoce como un préstamo bullet, lo que significa que el deudor sólo abona los intereses, sin tener que preocuparse del capital hasta el vencimiento.

Además, en el caso del préstamo sindicado a Prisa este vencimiento podría, de darse algunas condiciones, prolongarse a diciembre del 2014. Por otro lado, otros créditos dentro de la operación llegarán hasta 2015 e incluso a finales de ese año.

Estas complicadas operaciones financieras han salvado por el momento a un grupo de comunicación que, según el análisis que muchos expertos hacen, está en realidad en una situación de quiebra, en la que no entra de hecho, precisamente, por la actitud comprensiva de sus acreedores. De hecho, la evolución en bolsa de la acción refleja bien esta situación: en los últimos años ha perdido el 95% de su valor.

Nueva dirección... ¿nueva relación?

En esta situación, ¿qué consecuencias podría tener para Prisa un cambio en la actitud de Bankia? En principio hasta marzo de 2014 ninguna, pero dado que lo más probable es que el grupo de comunicación no esté en disposición de devolver el total del capital prestado, la disposición de todas las entidades bancarias a la hora de renegociar de nuevo el crédito puede ser vital.

En este sentido, resultan significativas las declaraciones que este mismo martes ha hecho el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, cuya excelente relación con Prisa es más que conocida. Así, el socialista, pese a criticar la gestión del Gobierno, defendía vehementemente a la entidad bancaria, tal y como recoge Europa Press: "Yo tengo mi dinero en Bankia, mis ahorros, y no voy a hacer nada, me fío completamente de Bankia y quiero tranquilizar a la gente, que estará pensando qué pasará con su dinero".

Por otro lado, fuentes cercanas a Bankia a las que ha tenido acceso Libertad Digital destacan la gran sintonía entre el hasta ahora presidente del banco, Rodrigo Rato, y el secretario general del PSOE, que según estás mismas fuentes mantenían una excelente relación personal y se reunían con frecuencia prácticamente semanal. Una sintonía que será difícil que el líder de la oposición mantenga también con José Ignacio Goirigorzarri.

Además, el nuevo presidente de Bankia va a tener que afrontar un proceso de reestructuración en el que todas las inversiones, activos, deudas y créditos de la entidad deberán ser revisados con lupa y, de darse cambios en uno de los principales acreedores, es imprevisible cuál podría ser la respuesta de los restantes.

¿Logrará Prisa que en este nuevo escenario sus acreedores sigan siendo tan indulgentes?

En Libre Mercado

    Servicios