Menú

De la "desaceleración acelerada" a la "novedad tributaria"

Aquél que prometió bajar los impuestos cuando llegara al poder, Cristóbal Montoro, trata ahora de esconder las subidas bajo nuevos eufemismos.

20
Aquél que prometió bajar los impuestos cuando llegara al poder, Cristóbal Montoro, trata ahora de esconder las subidas bajo nuevos eufemismos.

Cinco años han pasado desde aquel 2008 en el que la las magnitudes macroeconómicas obligaron a Zapatero a pronunciar la palabra "crisis". Antes, tanto él como los miembros de su Ejecutivo se dedicaron a negar la mencionada crisis y, en todo caso, a esconderla tras eufemismos tales como "desaceleración". Más tarde, "desaceleración más acelerada", después "desaceleración transitoria".

Muy al comienzo del año, el 12 de enero de 2008, Zapatero acusó de "antipatriotas" a los analistas que advertían de la crisis, pese a que ya era evidente en los indicadores -incluso en los del Banco de España- en 2007. Días después confirmó que "hablar de crisis es puro catastrofismo y una falacia" porque de lo que se trataba era de una pequeña "desaceleración" que se había "acelerado". Zapatero le dedicó otros eufemismos como:

  • "Debilidades económicas"
  • "Desaceleración transitoria ahora más intensa"
  • "Dificultad que nos viene de fuera"
  • "Desaceleración fuerte"
  • "Periodo de dificultades objetivas"

En aquellos días España estaba inmersa en una campaña electoral que enfrentó en un debate televisado a los números dos de campaña de PSOE y PP, Pedro Solbes y Manuel Pizarro. Los medios de comunicación dieron vencedor a Solbes, pese a que negó la crisis y la necesidad de aplicar ajustes. El tiempo terminó dando la razón a Pizarro.

Después, Zapatero tuvo que reconocer la crisis económica y afrontar una legislatura en la que repitió hasta la extenuación "estamos saliendo" o "lo peor de la crisis ha pasado". También tuvo ocasión de culpar al "cambio climático" de la situación económica, o asegurar que España no tenía "hipotecas subprime". Tras la legislatura, en noviembre de 2011 el PP de Rajoy ganó las elecciones prometiendo la salida de la crisis -mediante la bajada de impuestos, entre otras cosas-.

La primera medida que tomaba el Gobierno de Mariano Rajoy al llegar al poder, en noviembre de 2011 era subir el IRPF. Entonces Montoro insistió en que se trataba de una medida "extraordinaria y temporal", y llegó a calificarla de "recargo solidario temporal". También se refirió a ella como "gravamen complementario".

Soraya Sáenz de Santamaría, no hablaba de una caída de las previsiones económicas para este año (del 0,5% al 1,3% de caída), sino que se refería a ella hablando de un "reordenamiento de las cifras" del cuadro macroeconómico.

Montoro, en la comparecencia de este viernes no habló de subida de impuestos, sino de "ajuste de algunos impuestos" y, finalmente de "novedad tributaria". Habló también de "desindexación".

De momento, los eufemismos siguen siendo habituales en los discursos más incómodos de los políticos, tanto que la "novedad tributaria" anunciada este viernes ha llevado a ampliar el "recargo solidario temporal" más allá de su fecha límite que estaba pervista para 2014 y lo amplía hasta 2015. Para este año, precisamente, es para cuando Rajoy fía la recuperación. ¿Será entonces cuando lo peor de la crisis haya pasado?

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios