Menú

La catalana Amichi, al borde de la desaparición en medio de una batalla judicial

Desde la crisis financiera del 2008, la compañía no ha conseguido remontar el vuelo. Su propietario se ha mostrado en contra de la independencia.

Patricia Malagón
0
Desde la crisis financiera del 2008, la compañía no ha conseguido remontar el vuelo. Su propietario se ha mostrado en contra de la independencia.
Una tienda de Amichi en un centro comercial | Nevada Shopping

La marca de moda Amichi, que actualmente es propiedad del fondo Black Toro Capital, está al borde de la desaparición si no aparece un comprador para remediarlo. De hecho, la compañía podría afrontar su segundo Expediente de Regulación de Empleo, que afectaría a toda la plantilla y que llevaría al cierre de todas sus tiendas. Amichi solicitó el primer ERE en julio ante el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid y ahora, cuatro meses después, podría acabar desapareciendo como marca.

En 2017, la familia Amich, fundadora de Amichi, decidió vender la firma a Black Toro Capital. Sin embargo, y según Modaes.es, la familia tiene abiertos cinco pleitos contra el fondo de inversión por un supuesto incumplimiento de contrato. En el acuerdo, ambas partes pactaron el pago de un millón de euros, además de la compra de la firma y el alquiler de la sede. El litigio que primero se resolverá será el correspondiente al impago del alquiler. Además, en dicho contrato, Black Toro Capital se habría comprometido a inyectar 15 millones de euros en la compañía para intentar mejorar su situación financiera.

En el momento de la adquisición, Black Toro inyectó cuatro millones de euros en Amichi. Posteriormente, según denuncia la familia, el fondo no ha vuelto a apostar por la marca, salvo por una ampliación de capital en la sociedad Disedis cubierta con deuda de terceros.

Casi 40 años de historia

En la década de los 80, Juan Carlos Amich creó la firma Amichi, que en principio se dedicó a ser un mayorista del sector textil. Después, la empresa fue creciendo y ampliando su negocio, abriendo tiendas propias y franquicias. De hecho, llegaba a facturar hasta 140 millones de euros por año. Sin embargo, desde la crisis financiera del 2008, la compañía no ha conseguido remontar el vuelo.

La familia comenzó a plantearse vender la marca o añadir nuevos socios para poder relanzarla. En 2017 llegó ese comprador de la mano de Black Toro Capital con quien negociaron un acuerdo para intentar salvar a la empresa. "No teníamos otra alternativa y aceptamos", han explicado algunos familiares a Modaes.es

Antes de la explosión de Inditex, en España existían tres grandes cadenas de ropa: El Corte Inglés, Cortefiel y Amichi. Por tanto, se la puede considerar una de las grandes compañías retail españolas. A pesar de que Inditex supuso un duro golpe para Amichi, Juan Carlos Amich no ha dudado en alabar a Amancio Ortega. "Ha sido el gran maestro de la firma: debemos estar orgullosos de tener a un empresario así en nuestro país", aseguró en una conferencia en Esade.

Amich ha sido un empresario que se ha mostrado abiertamente en contra del desafío separatista. Tanto es así, que tras el 1-O, la firma llegó a crear una web de agradecimiento a la Policía.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios