Menú

Merkel reacciona y podría recurrir el fracasado control de precios del alquiler en Berlín

Ángela Merkel introdujo una regla que limita al 10% el margen para aumentar los precios del alquiler.

0
Ángela Merkel introdujo una regla que limita al 10% el margen para aumentar los precios del alquiler.
Angela Merkel | EFE

El verano pasado, el Ayuntamiento de la capital de Alemania anunció que congelaría durante cinco años los precios del alquiler. La medida ha llegado a provocar un auténtico caos en las oficinas de gestión del alquiler, puesto que se han llegado a producir tumultos para acceder a los pisos que salen al mercado bajo esta nueva normativa.

Así, como informó Libre Mercado, el pasado mes de noviembre llegó a darse una situación límite frente a una vivienda del barrio de Schöneberg donde se dieron cita cientos de personas que pretendían visitar una casa para estudiar su posible arriendo.

Los propietarios del inmueble se vieron obligados a gestionar la situación como pudieron, recurriendo incluso a un megáfono y organizando breves visitas en grupo a la vivienda. Aquel episodio puso de manifiesto el fuerte desajuste entre oferta y demanda derivado de regulaciones como los controles de precios.

A la luz de aquella polémica, el Ministerio de Interior, dirigido por el conservador Kai Wegner, ha terminado pronunciándose y ha reconocido que puede recurrir la regulación berlinesa ante el Tribunal Constitucional del país teutón, al considerar que las competencias para implantar una instrucción de este tipo corresponden al gobierno nacional.

Falta de oferta y restricciones normativas

El parque de viviendas de la capital asciende a 1,9 millones de residencias. Buena parte del mercado se dedica al alquiler, puesto que 1,6 millones de estas viviendas están disponibles para el arriendo. De tal cifra, unas 105.500 son "viviendas sociales", mientras que el resto venían fijando sus precios bajo una lógica de mercado hasta la introducción de los controles de precio.

El problema del encarecimiento inmobiliario berlinés no es tan complejo de entender desde un punto de vista de oferta y demanda. En 2018, por ejemplo, los nuevos pisos que salieron al mercado ascendieron a 17.000, pero el tamaño de la población municipal aumentó en 40.000 personas, de modo que la oferta de vivienda se sitúa un 23.000 por debajo de lo que requiere la demanda.

Por otro lado, hay que recordar que el pacto de Gran Coalición que apuntaló en el poder a Ángela Merkel introdujo una regla que limita al 10% el margen para aumentar los precios del alquiler con respecto a los costes del barrio de referencia. La norma fue exigida por los socialdemócratas y aceptada por los conservadores. Sin embargo, los precios del alquiler no han parado de crecer desde entonces: subían al 1-2% en el momento de la introducción de la medida y ahora avanzan a tasas superiores al 10%.

En Libre Mercado

    Servicios