Menú

No habrá 'corralito alimentario' por el coronavirus: cómo funciona la red de supermercados en España

A lo largo de nuestro territorio hay unos 400 centros que surten a todos los supermercados del país.

0
A lo largo de nuestro territorio hay unos 400 centros que surten a todos los supermercados del país.
Un cliente con mascarilla en el supermercado | EFE

Desde el pasado lunes, las imágenes de supermercados atestados de gente comprando todo lo necesario para encerrarse varias semanas en casa han dado la vuelta a España. Colas en las cajas, carritos repletos, estanterías vacías y, sobre todo, una fiebre desmedida por acumular alimentos en el domicilio han provocado situaciones insólitas en algunos establecimientos, que jamás se habían encontrado con tanta clientela entre sus lineales.

La mayoría de estos episodios se han producido en Madrid, donde hay más casos por coronavirus en España y debido a que el Gobierno autonómico decidió suspender todas las clases en la tarde-noche del lunes, desde el colegio a la universidad. La reacción de patronales de supermercados como ASEDAS no se hizo esperar, y el martes llamaban a los compulsivos compradores a la calma. "España cuenta con una de las distribuciones alimentarias más eficientes de Europa y con un equipamiento preparado para hacer frente a situaciones extraordinarias, como la provocada por la actual crisis del Covid-19", aseguraron en un comunicado. También, reconocieron que los supermercados estaban aumentando sus esfuerzos para no quedarse sin género en las estanterías. "La distribución española, en estos momentos, está adaptando su logística para dar un servicio adecuado de alimentación ante la afluencia de clientes que, en tiendas de algunas zonas y en determinados productos, está siendo superior a lo habitual", añadieron. Hasta el presidente de Mercadona, Juan Roig, intentó moderar a sus frenéticos compradores asegurando que "el abastecimiento de los productos está garantizado" en la cadena valenciana.

Pero, ¿son tan eficientes los supermercados españoles como nos aseguran? ¿Está tan preparada la logística para una fiebre de compras de estas características? ¿Cómo llegan los productos a las tiendas? A continuación, vamos a perfilar una radiografía del suministro de los supermercados en España.

Una tienda por cada 840 consumidores

Primero, hay que destacar que nuestro país cuenta con una amplia red de establecimientos formada por más de 24.300 tiendas, entre supermercados e hipermercados, y otros 30.000 locales, que corresponden al comercio tradicional. Esto supone que hay una tienda de distribución moderna (Mercadona, Lidl, Carrefour…) por cada 2.000 habitantes. Si a esta cifra le sumamos la distribución detallista, tenemos una tienda por cada 840 consumidores, por lo que, según los datos de ASEDAS, la accesibilidad a la alimentación y bebidas de los ciudadanos españoles es total. Así, si algún local tiene que cerrar porque sus responsables o empleados se han contagiado, los consumidores tienen otras muchas opciones cercanas. En el siguiente mapa puede observarse la red de tiendas del país.

asedasoperadores.jpg

Los súper ya no tienen almacenes

Los productos de los supermercados llegan a sus lineales procedentes de las plataformas que las grandes marcas tienen repartidas por toda España. A lo largo de nuestro territorio hay unos 400 centros a los que llegan los productos de los proveedores. Estas plantas son las que abastecen a los establecimientos porque desde hace unos años los supermercados han cambiado de modelo y se han deshecho de los almacenes para dedicar todo su espacio a la venta.

"Hay plataformas que están a menos de 100 kilómetros de los supermercados en los que reponen, pero también las hay que están a 300 kilómetros. Ese fue uno de los motivos por los que el martes se quedaron las estanterías vacías. No todas las plataformas pueden reponer varias veces al día al supermercado, pero todas lo hacen en 24 horas. Por eso, el miércoles estaban todas las estanterías llenas otra vez. La cadena de suministro es muy eficiente", explica a Libre Mercado, el profesor del EAE Business School y consultor de operaciones de Everis, José Luis Morato. Mientras tanto, el proveedor "sigue fabricando y almacenando el producto a la espera del pedido. El retailer vende y repone; el proveedor fabrica y almacena. Y los dos hacen una previsión de lo que su cliente le va a pedir", añade.

El experto aporta algunos ejemplos de la estrategia que sigue cada marca en la cadena de suministro. Todos los días se realizan pedidos (algunos frescos pasan por Mercamadrid y otros, llegan a la plataforma directamente de la cooperativa). El transporte está subcontratado en la gran mayoría de los casos:

  • Mercadona: sus plataformas son propias y abastece a sus tiendas varias veces al día —por eso, es posible encontrar una estantería vacía al mediodía en uno de sus locales—. En Madrid se nutre del centro de Ciempozuelos, de 116.000 metros cuadrados, donde tiene todo tipo de productos: congelado, seco, fresco etc.
  • Carrefour: tiene separadas sus plantas, que pertenecen a una multinacional de la logística, según la categoría de alimentos. Destaca su plataforma de 60.000 metros cuadrados en Azuqueca.
  • Dia: tiene cuatro plataformas propias en Madrid y las tiene separadas por categoría de alimentos. Destaca su nave de Getafe y la de frescos de Torrejón.
  • El Corte Inglés: tiene un modelo centralizado en su planta de Valdemoro, el almacén logístico más grande del país, de 440.000 metros cuadrados, donde también trabaja con otras categorías de producto como el textil.

¿Por qué se acaban el arroz y el papel higiénico?

Morato cree que "la suspensión de los colegios, el comienzo del teletrabajo y el miedo" fueron la fórmula perfecta de la histeria del martes. "Los niños, que antes comían en el comedor, ahora comen en casa y los padres, que comían en el restaurante de la oficina, también. Es normal que fuera mucha gente al supermercado, pero ahora tienen que consumir lo que han comprado, no van a seguir comprando a ese ritmo. Fue un pico de demanda brutal que nadie había previsto, pero es puntual".

Lo que en principio carecía de sentido práctico fue el acopio masivo de productos tan particulares, como el papel higiénico y los paquetes de arroz, aunque Morato intenta aportar alguna explicación. "El papel higiénico, el arroz o la pasta tienen un coste bajo y una caducidad muy alta. Son los productos ideales para calmar psicológicamente al consumidor en caso de pánico. Hay que tener en cuenta también que el papel higiénico abulta mucho y enseguida se vacían las estanterías, aunque no se haya dado salida a tantas unidades. También, un paquete de papel higiénico destaca mucho en un carro y en las fotos parecía que era lo único que llevaban".

Que se agotara la carne o el pescado rápidamente "es muy normal", teniendo en cuenta que "son productos perecederos, donde hay que jugar muy bien con la previsión de lo que se va a vender para que no caduque" , señala el experto. Sin embargo, "la fruta de temporada, como el plátano o la naranja, no sufrió los mismos problemas porque había muchas más a unidades".

"Hay productos de sobra en los almacenes"

Morato descarta sin duda el corralito alimenticio. "La comida no se va acabar, hay para todos. Si el servicio logístico sigue funcionando con la fortaleza actual, no va a haber ningún problema de desabastecimiento. Puede haber una rotura de stock puntual de algún producto, pero en 24 horas, como mucho, los clientes van a tenerlo en el supermercado, a no ser que venga de países afectados como Italia. Aunque hubiera algún problema de coronavirus en una fábrica concreta, en España tenemos muchos proveedores haciendo lo mismo. Muy mal se tiene que poner el panorama... Es normal que falten piezas para fabricar coches o juguetes porque vienen de China, pero en la alimentación no es el caso", señala. Nuestro país cuenta con grandes firmas que tienen diferentes plantas en toda España, como Campofrío, El Pozo, Central Lechera Asturiana o Coca-Cola. "Hay productos de sobra en los almacenes, los niveles de inventario son altísimos y el número de consumidores sigue siendo el mismo. Con estos picos de demanda, la compañías pueden darse más prisa, preparar el producto antes y hacerlo llegar al supermercado para surtir al cliente", añade.

"Lo único que podría causar fallos de abastecimiento es que se bloqueara el transporte en alguna ciudad o región. Entonces, sí tendríamos un problema de reaprovisionamiento, pero parece que eso no va a pasar", apunta. El experto vaticina que en "los próximos días la situación de los supermercados se va a normalizar porque todo el mundo tendrá llena la despensa". Al tiempo.

En Libre Mercado

    Servicios