Menú

El 84% de la subida fiscal de PSOE y Podemos recae sobre rentas medias y bajas

Las seis nuevas subidas impositivas anunciadas en los PGE 2021 afectan al grueso de los españoles, al contrario de lo que sostiene el gobierno.

0
Las seis nuevas subidas impositivas anunciadas en los PGE 2021 afectan al grueso de los españoles, al contrario de lo que sostiene el gobierno.
Terraza en Capileira, Las Alpujarras, provincia de Granada | Alamy

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2021 presentado por el gobierno de coalición entre PSOE y Podemos completa las subidas impositivas anunciadas en las últimas semanas con seis nuevos aumentos de la presión fiscal que, según las cuentas del Ejecutivo, deberían generar un aumento de los ingresos tributarios de 2.227 millones de euros.

El gravamen más oneroso de todos los anunciados es el que gravará los envases de plástico. Si se cumplen las previsiones de la Administración Sánchez, este nuevo tributo está llamado a generar 491 millones de euros de recaudación durante el año 2021. Dicho de otra manera, el 22% de los ingresos que espera obtener el gobierno vendrían de este impuesto de nueva creación.

No anda lejos el impacto asociado a las nuevas modificaciones del Impuesto de Sociedades, donde se anuncia una revisión de la fiscalidad de las sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria (Socimi), un tipo mínimo del 15% que evite minoraciones superiores en la declaración anual o una reducción de las deducciones que hasta ahora se podían aplicar por beneficios en empresas filiales. En total, la nueva fiscalidad empresarial supone 473 millones de euros de impacto, según el Ejecutivo, el 21% de los ingresos extra pactados por PSOE y Podemos.

El proyecto de PGE 2021 también pone encima de la mesa una subida impositiva en los gravámenes aplicables al diésel, cuyo tratamiento fiscal será endurecido con ánimo de "acercar" la tributación de dicho combustible al marco impositivo que se aplica sobre la gasolina. Sánchez e Iglesias quieren obtener 450 millones por esta vía, el 20% del aumento recaudatorio planteado con estas nuevas medidas.

Con menor peso sobre el total recaudado aparecen medidas como la subida del IVA de las bebidas azucaradas (con un impacto de 340 millones), el aumento del Impuesto de Patrimonio (una medida cuya aplicación última depende de las CCAA pero que puede generar 329 millones según las cuentas de Moncloa) o una subida del Impuesto sobre la Renta para los trabajadores de más ingresos (tres puntos más para las rentas del capital de más de 200.000 euros y dos puntos adicionales para las rentas del trabajo del IRPF).

El impacto real

¿Hasta qué punto ha cumplido el gobierno su promesa de acotar las subidas impositivas a quienes más ganan? Ciertamente no se puede decir que los nuevos impuestos indirectos obedezcan a esta estrategia, de modo que los 491 millones del impuesto a los envases de plástico, los 450 millones de la nueva fiscalidad del diésel o los 340 millones del IVA de las bebidas azucaradas son, efectivamente, un golpe fiscal generalizado, que por tanto recaerá esencialmente sobre las rentas medias y bajas. En total, 1.281 de los 2.227 millones que se pretenden recaudar se corresponden con bienes de consumo generalizado entre la mayoría de hogares.

Quedaría, por tanto, la cuestión de la fiscalidad directa. A priori, las tres modificaciones anunciadas sí parecen estar dirigidas a dicho segmento de contribuyentes. No obstante, existen dudas más que razonables sobre el efecto real que tendrán las medidas anunciadas por el gobierno de coalición entre PSOE y Podemos.

Empecemos por el Impuesto de Sociedades. En teoría, los 473 millones de euros que se esperan obtener saldrían de los márgenes empresariales… Sin embargo, en la práctica, la evidencia disponible sugiere que al menos el 40% de la carga del Impuesto de Sociedades recae sobre los trabajadores, si bien hay estimaciones que elevan este porcentaje al 70%. Tomando como referencia un punto intermedio (55%), vemos que 260 de los 473 millones de euros que se esperan recaudar tendrían, en efecto, este efecto. Por lo tanto, el golpe acumulado sobre los trabajadores ya supondría 1.541 millones de euros.

Tomemos ahora el caso del Impuesto sobre el Patrimonio. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal estimó hace ahora un año que aplicar una subida como la propuesta por Sánchez e Iglesias generaría menos de 10 millones de euros. Por lo tanto, aunque el gobierno "infla" la cifra estimada de recaudación hasta los 329 millones, el dato real será hasta un 97% más bajo, de acuerdo con los cálculos del organismo encargado de supervisar la adecuación de las estimaciones y objetivos fiscales de las Administraciones Públicas. En consecuencia, el total recaudado ya no sería de 2.227 millones, sino de 1.906 millones, de los cuales 1.541 se corresponderían con el impacto ya comentado de los gravámenes indirectos y de la carga del Impuesto de Sociedades trasladada a los asalariados.

Queda, pues, un último "clavo ardiendo" al que pueden aferrarse Sánchez e Iglesias: el del aumento del IRPF a las rentas altas. El problema de este supuesto es que no considera la elasticidad observada históricamente en este tributo y que confirma que los contribuyentes adaptan sus declaraciones para minimizar, dentro de lo permitido, su factura fiscal. En este sentido, las estimaciones disponibles nos dicen que la subida del IRPF no solo no tiene por qué generar más ingresos, sino que puede traducirse en menos recaudación de la que hoy genera dicho tributo entre los 36.000 contribuyentes de rentas altas hacia los que se dirige esta subida. Por lo tanto, sería preciso restar otros 144 millones de euros al potencial recaudatorio, hasta los 1.397 millones, mientras que las cifras obtenidas de quienes más ganan se limitarían a 8 millones de Patrimonio y 213 millones de Sociedades, unos 221 millones en total.

Así las cosas, cuando tenemos en cuenta todas estas variables, podemos ver que apenas el 16% de la recaudación potencial se obtendría de rentas altas o grandes empresas, correspondiendo el 84% restante a las clases medias y trabajadoras.

En Libre Mercado

    Servicios