Menú

Silencio sobre el gran apagón en Red Eléctrica, la responsable de que no ocurra

La empresa de Beatriz Corredor sólo ha emitido un escueto comunicado sobre el apagón y se niega a dar más explicaciones.

La empresa de Beatriz Corredor sólo ha emitido un escueto comunicado sobre el apagón y se niega a dar más explicaciones.
Una imagen del centro de control de Red Eléctrica | REE

La Comunidad de Madrid presentó el pasado miércoles un plan de respuesta ante un hipotético apagón. La crisis energética y de abastecimiento que azota a los mercados internacionales desde hace meses ha puesto el foco en esta remota posibilidad.

Tanto es así, que los gobiernos de algunos países europeos, como Alemania, Austria, o Suiza, han sido los primeros en activar las alarmas y poner en marcha protocolos de emergencia y recomendaciones para sus ciudadanos en caso de que ocurriera. Siguiendo la línea de estos países vecinos, el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso ha plasmado en un documento los diferentes escenarios, los riesgos y las áreas de actuación que podrían sucederse llegado este caso extremo.

El consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Enrique López, aclaró que, con su diseño, el Gobierno regional no tiene ninguna intención de "alarmar a la población" y, aunque no hay "datos objetivos que determinen que vaya a producirse" un apagón, "la posibilidad existe".

Sin embargo, la postura del Gobierno de Sánchez es totalmente contraria a la de aplicar algún tipo de estrategia antiapagones próximamente. La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha descartado "con rotundidad" el riesgo de un gran apagón. Según la ministra, "es un tema que podemos descartar de nuestro horizonte de preocupaciones con total rotundidad" porque el sistema energético español "es casi una isla" que se libraría de cualquier apagón que sucediera en otros países europeos. Además, Ribera considera que tampoco "tenemos por qué preocuparnos desde el punto de vista de la garantía de suministro" a pesar de que que se acaba de cerrar el gaseoducto Magreb-Europa. Por tanto, no habrá medidas gubernamentales, lo que no ha impedido a los consumidores españoles lanzarse a la compra de hornillos y demás productos de supervivencia. ¿Disparate, alarmismo o previsión?

Silencio en Red Eléctrica

Para intentar entender cuánto de robusto es nuestro sistema eléctrico, como asegura el Gobierno, y aclarar o desmentir algunas exageraciones o errores que están circulando sobre la posibilidad de que España pudiera quedarse sin electricidad en algún momento, Libre Mercado ha contactado con Red Eléctrica Española (REE), aunque sin resultado.

Red Eléctrica es la operadora responsable de facilitar el suministro eléctrico en toda España, por lo que no hay nadie mejor que esta compañía para dar a conocer a los ciudadanos cuál es el trabajo que realiza para garantizar la seguridad en la red. Teniendo en cuenta que REE está participada al 20% por el Estado, es decir, con cargo a los contribuyentes, su labor divulgativa es inexcusable.

"¿Cómo actúa REE para que no se produzcan apagones?, ¿cómo actúa si los hay?, ¿cómo son (parciales, totales...)?, ¿cuánto duran? y ¿cuáles son los fallos de red más habituales (mucha demanda y poca oferta, saturaciones de redes, fallos de desconexión, climáticos...)?" Estas son las preguntas que, tras más de 20 días de numerosos emails y llamadas de teléfono, REE se ha negado a contestarnos. "Lamentamos comunicarle que finalmente no podremos participar en el contenido", es la última respuesta del departamento de comunicación de la compañía. ¿A qué se debe tanto hermetismo? ¿Por qué la empresa responsable de evitar los apagones en el país se niega a dar explicaciones?

Red Eléctrica, que está presidida por la exministra de Vivienda con Zapatero, Beatriz Corredor, nos remite a un escueto comunicado que emitió el pasado 31 de noviembre en el que señalan, por ejemplo, que "ante las informaciones en torno a posibles problemas de suministro eléctrico de los que han advertido algunos países europeos en las últimas semanas, Red Eléctrica de España, como operador del sistema eléctrico, aclara que no existe ningún indicio objetivo que haga pensar que pueda producirse un evento de tales características en nuestro país". Ni una explicación de cómo actúan para evitarlo.

Los apagones ocurren

Como ya publicó Libre Mercado, fuentes del sector especializadas en el funcionamiento del sistema eléctrico se toman muy en serio la recomendación del Ejecutivo austriaco o el alemán. "Los apagones ocurren cuando se produce una perturbación muy fuerte en el sistema, como un cortocircuito o un fallo de generación", explicaban. "También puede ocurrir que en un invierno, ante un aumento importante de la demanda, por una ola de frío fuerte, no se llegue a cubrir la demanda y hubiese que desconectar una parte del consumo durante unas horas, o que haya escasez de gas, si las reservas en Europa son más bajas de los deseable, o si se produce una avería de larga duración en un gasoducto ruso. Todo esto son causas posibles, pero las probabilidades no son altas. Si hubiera que dar una cifra, diría que no superiores al 3-5%", aseguraban.

De hecho, en Europa hemos sufrido varios apagones en las últimas décadas que han durado varias horas. Uno de los más catastróficos fue el de ámbito nacional en Italia en 2003, que duró casi 24 horas hasta que se restableció del todo, afectó a 58 millones de ciudadanos y provocó el caos en los transportes públicos de todo el país. "Hubo mucho viento en los Alpes, los cables chocaron con un árbol, se desconectaron y el resto de las redes se sobrecargaron provocando un apagón como una onda expansiva, que llegó hasta España, aunque aquí no perjudicó la red", explican fuentes del sector. En Alemania, en 2006, también sucedió algo similar. "Cortaron una línea para que pasara un barco sin el protocolo de seguridad y más de 10 millones de personas se quedaron sin luz", añaden.

A diferencia del hermetismo de Red Eléctrica, otra compañías como el Operador del Mercado Ibérico de Energía (OMIE) no tienen inconveniente en reconocer que se preparan para afrontar hipotéticas eventualidades que puedan poner en jaque al mercado eléctrico, por ejemplo, realizando simulacros. De hecho, el pasado 3 de noviembre, OMIE realizó un simulacro para hacer frente a un "desacoplamiento" en el sistema de formación de precios de la electricidad a nivel europeo, por ejemplo, "por un ataque informático", que impidiera la subasta eléctrica que le otorga los precios a la luz, señalan fuentes de OMIE. En septiembre de 2020 hicieron otro.

"Lo que ha hecho Ayuso, sea por estrategia política o no, al menos es adelantarse a los acontecimientos. Es de cajón que si hubiera un apagón y el Gobierno no tiene preparado ningún plan sería mucho más complicado reponerse que si ya está elaborado", señalan fuentes energéticas.

Temas

En Libre Mercado