Menú

El Gobierno aprueba la subida del SMI a 1.000 euros y el fondo público de pensiones

El Consejo de Ministros ha dado luz verde este martes a dos medidas de carácter económico.

El Consejo de Ministros ha dado luz verde este martes a dos medidas de carácter económico.

El Consejo de Ministros ha aprobado la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) hasta los 1.000 euros en 14 pagas y con efectos retroactivos desde el 1 de enero de 2022. Con esta subida del 3,63%, el salario mínimo diario queda fijado en 33,33 euros y el anual en 14.000 euros.

El Gobierno no ha contado con el apoyo de la CEOE para llevar a cabo esta medida tan inorportuna para las empresas, que todavía no han logrado reponerse de la crisis de la pandemia. Desde que Sánchez llegó al Gobierno en 2019 el salario mínimo ha subido un 36%, desde los 735 euros mensuales de 2018 hasta los 1.000 euros actuales, algo que la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha resaltado en la rueda de prensa como "el mayor incremento del salario mínimo de la historia de nuestro país".como "el mayor incremento del salario mínimo de la historia de nuestro país".

El Banco de España ha calculado que el impacto del incremento del SMI del Gobierno en 2019 ha sido de una pérdida de empleo neta de los trabajadores directamente afectados de entre 6 y 11 puntos porcentuales, que podría suponer hasta 180.000 empleos menos. A pesar de la evidencia, Yolanda Díaz ha insistido en que las declaraciones acerca del impacto del SMI en el empleo responden a "un argumento dogmático e ideológico que no se sustenta sobre bases científicas".

Fondo de pensiones de Escrivá

Por otro lado, el Gobierno ha aprobado el proyecto de ley de impulso a los planes colectivos de empleo en segunda vuelta para su remisión a las Cortes, según ha explicado en rueda de prensa el el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá.

Así, las empresas que desarrollen planes de pensiones para sus trabajadores podrán descontar de las cotizaciones a la Seguridad Social las aportaciones a dichos planes con un máximo de 115 euros al mes por empleado o 1.380 euros al año, lo que supondría un ahorro de casi 400 euros por trabajador.

Además, el trabajador podrá hacer a los planes de empleo una aportación mayor a la de la empresa a efectos de la deducción en el IRPF, cuando hasta ahora su contribución solo podía ser igual a la de la empresa.

El trabajador se deducirá de la base imponible del IRPF su contribución al plan de empleo, que podrá llegar a 1.250 euros anuales si la empresa pone hasta 500 euros, a 2.000 euros si la empresa pone entre 501 y 1.000 euros, a 2.250 euros si la empresa aporta entre 1.001 y 1.500 euros, y a igual cantidad que la empresa si ésta aporta más de 1.501 euros (sin que sumen ambas más de 8.500 euros). Los autónomos se podrán deducir un máximo de 5.750 euros anuales.

Mientras el Gobierno fomenta los planes de empresa ha dado un duro golpe a los planes de pensiones individuales rebajando a 1.500 euros anuales el máximo de aportación que puede desgravarse en el IRPF (desde los anteriores 8.000 euros), lo que ha hundido las aportaciones.

Temas

En Libre Mercado