Menú
Daniel Rodríguez Asensio

La economía española colapsa

España se está adentrando en una situación muy similar a la vivida a finales de los 80, cuando el estancamiento económico y la inflación disparada ponían en serios aprietos a familias y empresas.

España se está adentrando en una situación muy similar a la vivida a finales de los 80, cuando el estancamiento económico y la inflación disparada ponían en serios aprietos a familias y empresas.
La vicepresidenta primera del Gobierno y Ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, comparece esta semana en el Congreso | EFE

España está viviendo el momento más delicado desde la entrada en la Unión Europea. Los ciudadanos asistimos atónitos a situaciones que pensábamos correspondían a siglos pasados (desabastecimiento, inflación, etc.) los empresarios luchan por sobrevivir en un mar de incertidumbre y trabas, y la clase política actúa tarde y mal, con planes que a las 24 horas ya se han quedado obsoletos.

España se está adentrando en una situación muy similar a la vivida a finales de los 80, cuando el estancamiento económico y la inflación disparada ponían en serios aprietos a familias y empresas. Afortunadamente, por primera vez en los últimos años, el punto de partida en los medios mainstream y parte del gobierno es correcto: España ya está, de facto, en una situación de estanflación (esto es, estancamiento económico y elevada inflación).

Si bien es cierto que desde el punto de vista estrictamente técnico estos dos factores tienen que confluir en un mismo año, la realidad es que la pandemia ha distorsionado todos los indicadores económicos y las comparaciones más adecuadas son a dos años. Y, desde 2019, lo que ha ocurrido en la economía ha sido lo siguiente:

  • El PIB ha caído un 3,8%. O, dicho de otra manera, estamos un 3,8% por debajo de los niveles de riqueza de 2019.
  • Y, sin embargo, el nivel general de precios (ojo, sólo teniendo en cuenta hasta diciembre de 2021 para poder hacer la comparativa homogénea) ha subido un 6%. O, dicho de otra manera, la vida se ha encarecido un 6%.
crecimiento-bianual.jpg

¿Qué es lo anterior sino una estanflación de manual? Crecimiento económico negativo e inflación muy alta. Si cogemos en la comparativa el nivel general de precios que hemos conocido esta semana, el diferencial con respecto a finales de 2019 ascendería al 10%. Es decir, la situación sería aún más grave.

¿Puede la estanflación tener justificación en Ucrania? Difícilmente. El gráfico anterior, como ya he comentado, recoge la evolución entre diciembre de 2019 y diciembre de 2022, es decir, cuando nadie ni tan siquiera preveía un movimiento como el de Rusia. Lo más relevante de la explosión del riesgo geopolítico es que no formaba parte de un escenario a la baja de ningún analista, ha sido inesperado. Si, como afirma el Presidente del Gobierno, Putin lleva preparando esta guerra meses, sería una verdadera temeridad que nadie en el Ejecutivo se hubiera dado cuenta y hubiera preparado para lo que venía.

España, la menos golpeada por Ucrania

Pero es que, además, los datos adelantados que vamos conociendo en el mes de marzo dejan a España en una situación comparativamente mejor que otras economías europeas. Tanto los índices que elabora IHS Markit como el índice de la OCDE avanzan una situación mejor que las grandes economías del Viejo Continente. Por lo tanto, tal y como previmos en esta columna, el impacto directo de la invasión en Ucrania sobre España es muy bajo. Tanto es así que podríamos concluir, de una manera un tanto frívola, que la situación actual supone una oportunidad para igualar nuestra evolución económica con la de algunos de los países de nuestro entorno. Algo que, a la luz de los hechos, no estamos sabiendo aprovechar.

También venimos viendo en las últimas semanas manifestaciones en varios sectores críticos para la economía española (agricultores, ganaderos, transportistas, etcétera), supuestamente movidos exclusivamente por el elevado precio de los carburantes. ¿Seguro? Este humilde economista piensa que el repunte de los precios del combustible tan solo es la parte del iceberg que se ve. Pero detrás están subidas salvajes de costes laborales (por ejemplo, con el incremento del SMI o de las cotizaciones sociales para autónomos), subidas de impuestos (prima de seguros, etc.)y toda una colección de trabas y ataques que hacen imposible trabajar.

La realidad empresarial, una vez más, es que el margen bruto (esto es ingresos menos gastos afectos al negocio) en términos agregados continúa estando un 20% por debajo de los niveles prepandemia, según el Banco de España.

resultado-de-explotacion-empresas.jpg

Lo diré de otra manera, para que todo el mundo lo entienda: Unos ingresos que no han recuperado los niveles pre-Covid, unos gastos disparados, un sector público que ahoga a impuestos y trabas, y ahora unas cadenas de valor que se han roto. ¿Qué más problemas le pueden surgir a un empresario? Problemas de financiación.

Riesgos en los mercados financieros

Durante los últimos años, España ha sido un enfermo entubado y asistido artificialmente por el BCE, al que el Gobierno se ha empeñado en levantar de la cama y poner a bailar con los hilos del gasto público como si fuera una marioneta. Ahora está entrando en colapso, y mucho me temo que en no muchos meses (quizás antes de que finalice el año) estemos ante una parada cardiorrespiratoria. Con una diferencia: Que entonces el BCE ya no tendrá el respirador enchufado, o si lo tiene no servirá de nada.

¿En qué me baso? Veamos algunos datos sobre la situación en los mercados financieros.

  • Los rendimientos del bono español se están incrementando a un ritmo exponencial en las últimas semanas. Por ejemplo, el bono a 10 años ha incrementado su rentabilidad 1 punto porcentual en los últimos 4 meses, comenzando a subir antes de la invasión a Ucrania. Actualmente está en el 1,4%, una cifra que no veíamos… ¡¡¡desde diciembre de 2018!!!
  • El Euríbor también evoluciona al alza, en una tendencia casi exponencial, y pronto recuperará los niveles en positivo.
euribor-a-1-ano.jpg
  • Además, el crédito a empresas cayó un 16% ya en 2021, las refinanciaciones se incrementaron casi un 50% y el nivel total de crédito empresarial refinanciado superó el año pasado (sin rastro de la invasión a Ucrania) los niveles de 2015.

La mayor parte del plan de choque del Gobierno de España son nuevos créditos ICO. Concretamente, ha puesto a disposición de las empresas otros 10.000 millones de euros, que seguramente irán a parar en buena parte a incrementar el volumen de crédito disponible que ya arrastrábamos del Covid19. Algo tan sencillo como que, a partir de ahora, en vez de 36.000 millones de euros en créditos ICO disponible, pasará a haber 46.000. ¿Soluciona esto algo en la vida de todas esas empresas que están al borde de la quiebra?

Estoy seguro de que los datos de paro y seguridad social del lunes van a ser malos o muy malos. Y, sin embargo, lo que más me preocupa sigue siendo la situación de los mercados financieros porque en los informes de analistas, que siempre suelen ser políticamente correctos, ya comienzan a aparecer expresiones como "riesgos para la estabilidad financiera" o, dicho de otra manera, ven acercarse la crisis financiera.

Por el momento, el tipo de interés a 1 día en los mercados interbancarios (ESTER) se mantiene estable, y eso es muy buena señal. Pero mucho me temo que si la morosidad comienza a subir, esto también se verá afectado.

ester.jpg

España no merece ir a contracorriente. Hemos demostrado en el pasado que podemos ser parte de la solución, y no del problema, en Europa. Pero para eso tenemos que adoptar las políticas adecuadas en tiempo y forma. Y no lo estamos haciendo. Lo pagaremos.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso