Menú

¿Por dónde viene el gas ruso? Europa, en jaque por la amenaza de racionamientos

Existen cuatro vías de entrada del gas ruso a Europa: Nord Stream, Yamal (a través de Polonia), Ucrania y Turkstream (a través de Turquía).

¿Por dónde viene el gas ruso? Europa, en jaque por la amenaza de racionamientos
Las vías de entrada de gas ruso a Europa | Bruegel

¿Faltará gas el próximo invierno? ¿habrá racionamientos? ¿Rusia va a cerrar el grifo definitivamente? Las tensiones en Europa por el gas ruso se recrudecen. El pasado jueves, la firma rusa Gazprom anunciaba la decisión de cortar el gas que llega al Viejo Continente a través de Polonia, lo que ha desatado las alarmas entre instituciones, empresas y particulares.

En concreto, se trata del gasoducto del Yamal, una tubería que termina en Alemania y de la que es responsable la empresa polaca PGNiG. El Kremlim había incluido a esta compañía en su lista negra por no cumplir su exigencia de pagar el gas en rublos y, esta semana, ha hecho efectiva su amenaza de inhabilitar uno de los cuatro grandes gasoductos con los que Rusia suministra a Europa.

Como ya publicó Libre Mercado, el Gobierno polaco de Mateusz Morawiecki ya anunció que el contrato del Yamal con el gigante ruso Gazprom no sería renovado, pero Putin se ha adelantado. El plan de Polonia era empezar a importar gas directamente de Noruega a finales de 2022 a través del nuevo gasoducto Baltic Pipe, un proyecto que ha puesto en marcha para no depender de Rusia. Sin embargo, el corte de suministro ruso ha llegado antes.

En el siguiente mapa, elaborado por del think tank belga Bruegel, se muestran todas las rutas relevantes de importación de gas hacia la UE. Los corredores rusos son fundamentales para el abastecimiento europeo. Existen cuatro vías de entrada del gas ruso a Europa: Nord Stream, Yamal (a través de Polonia), Ucrania y Turkstream (a través de Turquía). En amarillo, aparecen los gasoductos que nutren a Europa desde Argelia y hasta España e Italia. En negro, los que proceden de noruega.

mapa-gasruso.jpg

Todas estas cuatro rutas de gas rusas están en el centro de las tensiones geopolíticas generadas por Vladímir Putin y el riesgo de su corte definitivo va en aumento. En el siguiente gráfico se muestran las importaciones diarias reales que se han realizado en los últimos 30 días a través de las rutas rusas. El Nord Stream es la principal vía de suministro de Rusia a Europa y va directamente a Alemania. Vemos que el Yamal es la menos importante.

rutas-rusas.jpg

Amenaza al gas que atraviesa Ucrania

Sin embargo, la ruptura con el gasoducto del Yamal no ha sido la única que se ha producido esta semana y que ha agitado los mercados internacionales del gas. Ucrania también ha denunciado que ha tenido que cerrar la estación de Sojranovka porque le resulta imposible transportar gas debido a que está "localizada en los territorios ocupados como resultado de la agresión militar de la Federación Rusa contra Ucrania".

Sojranovka es uno de los principales puntos de entrada de gas ruso a Europa a través de Ucrania. Se calcula que, de los 100.000 metros cúbicos de gas que viajan diariamente a Europa a través de la red ucraniana, aproximadamente, unos 32.600 millones de metros cúbicos pasan por este punto.

El Operador del Sistema de Transmisión de Gas de Ucrania (TSOUA) le ha propuesto a Gazprom desviar el gas de Sojranovka a la estación de Sudzcha, que tiene una mayor capacidad y está controlada por el Gobierno de Kiev. Así, se seguiría garantizando el suministro de esta materia prima con normalidad, pero el gigante monopolístico ruso se niega a facilitar ese desvío. La inquietud aumenta.

gas-ucrania.jpg

Advertencias en España de Repsol y la Airef

Estos nuevos cortes de suministro llegan mientras Bruselas debate dejar de comprar gas y petróleo ruso como sanción contra el Kremlin, aunque la dependencia de Rusia de países como Alemania está dificultado la decisión. Tal es el miedo del país germano a que Rusia cierre el grifo del gas, que su Gobierno ha activado un plan de emergencia ante posibles cortes y se está preparando para racionarlo.

En España, las palabras del consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, también han generado inquietud. El directivo manifestó el pasado miércoles su preocupación por si Europa tendrá que racionar el gas el próximo invierno debido a la dependencia de Rusia y el problema que existe para "sustituirlo". "Hoy no se pueden sustituir los 150 bcm de gas que Europa recibe de Rusia. No hay forma de cubrir prácticamente el 40% de ese gas" en Europa, señaló. Y eso va a provocar un "tensionamiento brutal" en los próximos seis o siete meses que "va a impactar de una forma dramática" añadió.

Un día después, el jueves, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), alertaba en su Informe sobre la Actualización del Programa de Estabilidad 2022-2025 de "posibles cortes en el suministro energético" y sus consecuencias para el crecimiento económico. "La amenaza de una interrupción en los suministros de energía puede derivar en una situación de emergencia energética con consecuencias difíciles de anticipar", indicaba la institución.

Fuentes gasistas aseguran a Libre Mercado que, "aunque sería muy difícil que España se quede sin suministro de gas debido a las grandes posibilidades de acceso al gas licuado que tiene nuestro país, la lógica nos dice que cualquier corte de suministro seguirá afectando al precio".

Temas

En Libre Mercado