Menú

El gasoducto con el que Eslovaquia y Polonia retan a Rusia

Esta nueva conexión entre Polonia y Eslovaquia también podría enviar gas a Hungría y Ucrania.

Esta nueva conexión entre Polonia y Eslovaquia también podría enviar gas a Hungría y Ucrania.
Proyecto del gasdocuto de Gaz-System en Eslovaquia. | Gaz-System

La dependencia del gas ruso está siendo un dolor de cabeza para los países del este de Europa. Eslovaquia es uno de lo más afectados: el país eslavo importa de Rusia aproximadamente el 87% del gas natural y dos tercios del petróleo, según Euroactiv. Por esa razón, Eslovaquia ha rechazado en múltiples ocasiones el nuevo paquete de sanciones a Rusia, debido a que incluye un embargo al petróleo ruso.

"Si hay la condición de pagar en rublos, entonces pagaremos en rublos", aseguró el propio ministro de economía eslovaco, Richard Sulik. Pero este no es el único país que ha rechazado el veto a Rusia: Hungría, Bulgaria y República Checa también lo han hecho.

En el otro lado está Polonia, que es uno de los países europeos que más se está enfrentado abiertamente a Rusia. De hecho, el Gobierno polaco está buscando que las sanciones sean lo más duras posibles contra el país de Putin, mientras que es el país que más refugiados ha acogido según ACNUR y el sexto país europeo que más ayuda militar ha enviado a Ucrania, según Statista.

Además, Polonia también está buscando que sus aliados cuenten con alternativas al gas ruso con las que darle la espalda al invasor. Una de ellas es el interconector Polonia-Eslovaquia, que ya estaba terminado por el lado polaco y ahora ayudará a Eslovaquia para que se complete en su parte. Así ambos se beneficiará de otra nueva ruta de gas.

Polonia tenía un contrato con el gigante del gas Gazprom desde 1993 (acuerdo del Yamal), sin embargo, este contrato, que finalizaba el 31 de diciembre, ha acabado antes. ¿El motivo? Polonia se ha negado en pagar en rublos el gas a Rusia. Asimismo, Polonia figuraba en la famosa "lista negra" de países hostiles con Rusia y Putín decidió dejar de enviar gas hacia el país eslavo. En este sentido, la ministra polaca de Medio Ambiente, Anna Moskwa, ha anunciado en su cuenta de Twitter la anulación de un acuerdo firmado en 1993 con Rusia en aras de la necesidad de independizarse por completo del gas ruso tras la "agresión" sobre Ucrania.

"Siempre supimos que Gazprom no era un socio fiable", ha declarado Moskwa, en alusión al gigante energético ruso que ahora obliga a sus clientes de países "hostiles" a pagar el suministro en rublos por orden directa del presidente, Vladimir Putin.

Tras este anuncio, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha criticado que el Gobierno polaco está tomando medidas contra Rusia hasta tal punto que Moscú está "al borde de la locura".

La conexión eslovaca-polaca

mapak-polska-slowacja.jpg

El interconector de Polonia-Eslovaquia es un gasoducto de alta presión que conecta el nodo de gas (el punto de conexión entre diferentes gasoductos) del sistema nacional Polaco en Strachocin con el cruce eslovaco de velke Kapuszany, cerca de la frontera con Ucrania.

El interconector Polonia-Eslovaquia tiene 61 km en el lado polaco y 106 km en el lado eslovaco. El gasoducto está construido y gaseado, es decir, listo para trabajar en el lado polaco. Como enfatizó Gaz-System, aún no está listo en la parte eslovaca.

El interconector tiene una capacidad máxima de hasta 4.700 millones de metros cúbicos de gas anualmente hacia Eslovaquia y de 5.700 millones de metros cúbicos hacia Polonia.

La conexión con Eslovaquia forma parte del llamado Corredor Norte-Sur, es decir, la infraestructura que permite la libre transmisión de gas en la ruta entre las terminales de GNL de Świnoujście (ciudad polaca) y la isla croata de Krk. El sistema de transmisión eslovaco está conectado a Austria, la República Checa y Ucrania, así que, si se completa el proyecto polaco-eslovaco habrá la posibilidad de transmisión de gas hacia Ucrania y Hungría.

"Me complace anunciar que un interconector de gas pronto unirá a nuestros países, lo que nos permitirá enviar gas entre nosotros: Polonia a Eslovaquia y Eslovaquia a Polonia, si es necesario", dijo Andrzej Duda -presidente de Polonia- en una rueda de prensa en Bratislava.

Se tiene previsto que este interconector empiece a funcionar a finales de verano de 2022, aunque no hay una fecha establecida.

Polonia, ejemplo en dependencia energética

Polonia tiene otro plan para dejar de depender de Rusia. Lo han bautizado como Baltic Pipe, que tendrá una capacidad de unos 10.000 millones de metros cúbicos al año, lo que supone aproximadamente el equivalente a la cantidad de gas que Polonia importa actualmente de Rusia. Este gasoducto funcionará desde el 1 de octubre de 2022.

Asimismo, la energía nuclear será otra fuente alternativa en la que Polonia va a confiar su futuro. El país pretende construir un total de 6 plantas nucleares. En 2033 quieren tener la primera planta ya totalmente operativa y, para 2040, pretenden que la energía nuclear represente el 20% de la energía producida en el país.

Además, hay que tener en cuenta que Polonia es el país que tiene la energía más barata de toda la Unión Europea debido a que el carbón es un sector altamente subvencionado por el Estado polaco y a que los históricos precios del gas están golpeando duramente las facturas del resto de países vecinos descarbonizados.

Temas

En Libre Mercado