Menú

El 'desastre ibérico' de Sánchez dispara el precio de las reservas de electricidad por encima de los 1.100 euros

El precio de la luz ya rompió todos los parámetros admisibles y esperados por el Gobierno al rebasar los 260 euros.

El precio de la luz ya rompió todos los parámetros admisibles y esperados por el Gobierno al rebasar los 260 euros.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el primer ministro de la República de Portugal, Antonio Costa. | Europa Press

Locura, caos o desastre. Cualquier palabra de ellas describe la última chapuza de Pedro Sánchez con su "excepción ibérica" energética. Un mecanismo que publicitó ante la población presentándolo como el milagro arrancado a la UE que iba a reducir un 40% el recibo de la luz y que ha conseguido todo lo contrario: disparar su precio por encima del 15%. Pero el impacto de este desastre técnico no ha acabado ahí: los KW de energía que han quedado en reserva estos días se han situado por encima, por ejemplo este pasado jueves, de un precio de auténtico desatino de más de 1.180 euros/MWh. Es decir, que cada grado de calor o consumo extra por cualquier otro motivo disparará aún más el coste de la luz. Y lo hará de una forma descontrolada.

grafico-precio-luz.jpeg
Gráfico del precio de la luz en España

El gráfico que hoy muestra Libertad Digital fue uno de los que se pudieron observar durante la jornada del pasado jueves en el mercado eléctrico español. Una instantánea que da idea del descontrol en el que ha sumido Pedro Sánchez el mercado eléctrico con su supuesto milagro energético. Con su teórico tope al precio del gas que, según todo el Gobierno, era la panacea frente a la inflación.

Ese gráfico muestra el precio de corte de los MW de reserva en el sistema de generación eléctrica. MW que entran en escena -y en precio, y en el recibo- en caso de ser necesarios y con las puntas de consumo finales. Y que esta semana, con el supuesto 'milagro' energético del Gobierno de Sánchez han llegado a precios de 1.182,04 euros/MWh. Un desatino total.

Hay que recordar que el precio de la luz rompía todos los parámetros admisibles y esperados por el Gobierno al rebasar los 250 o 260 euros. Pues bien, los de reserva superan ya los 1.100 euros.

De este modo, el gran milagro energético que vendió a bombo y platillo Pedro Sánchez se ha convertido en toda una pesadilla. Los expertos adelantan que sólo será eficaz el 15% del tiempo. El 85% restante, casualmente durante los momentos de máximo consumo, no tendrá una capacidad real de evitar las subidas del recibo de la luz, como ya ha publicado Libertad Digital.

Los expertos señalan que el mecanismo ha topado el precio del gas natural, pero el 54,9% de las horas del año 2021, el precio del sistema lo marcó la energía hidráulica y no el gas natural. Hay que recordar que el sistema de fijación de precios español es marginalista, es decir, que el último KW introducido —el de mayor coste— marca el precio de todos los KW servidos, aunque hayan sido más baratos en cuanto a costes de producción.

Y no se trata del único problema de este sistema de supuesto control de precios. Hay otro fallo obvio: el Gobierno no ha querido asumir contra los Presupuestos Generales del Estado el pago de la compensación a las empresas por tener que comprar gas natural a un precio y venderlo más barato para generar electricidad. Y ese precio de compensación o ajuste, como ya se ha visto, ha hecho que se dispare el pago real de la luz en el recibo.

El Gobierno, de hecho, ha lanzado a sus equipos a divulgar que el problema del recibo de la luz no es de ellos, es de "que, con el calor, se ha consumido mucho gas en las centrales de ciclo combinado", como admiten fuentes socialistas.

Se trata de un argumentario de urgencia que se ha lanzado a los equipos socialistas para que convenzan a la población de que la subida que ven en el precio de la luz realmente no es tal. Es poco menos que un espejismo producido por la ola de calor.

El argumento añade que, en cuanto baje el consumo de gas en las centrales de ciclo combinado, bajará el precio de la luz. Pero resulta que el argumento lleva dentro, nada menos, que el reconocimiento de la trampa del sistema diseñado por el Gobierno: y es que se trata de un sistema de tope al precio del gas que funciona cuando no se consume demasiado gas. Todo un invento digno de mención.

Temas

En Libre Mercado