Menú

Sánchez dispara la exportación de gas al norte de Europa y Marruecos en plena alerta por posibles cortes de suministro

En plena crisis del gas, se multiplica la exportación a Marruecos y el norte de Europa.

En plena crisis del gas, se multiplica la exportación a Marruecos y el norte de Europa.
Pedro Sánchez en su último viaje a Rabat | Europa Press

Pedro Sánchez sigue con su muy particular política energética. Los datos oficiales del mes de junio recabados por el gestor técnico del gas desvelan que, en plena alerta por un posible corte de suministro de gas por Rusia, y con medio continente adoptando medidas de emergencia por la posible falta de abastecimiento, el presidente sigue auspiciando una política de exportación masiva de gas al norte de Europa y a Marruecos.

Los datos oficiales del mes de junio son difíciles de explicar en medio de una alerta por el posible corte de suministro de gas. Y España, por mucho que afirme Pedro Sánchez en el debate del estado de la nación, depende ya de Rusia en el 24,4% de las compras de gas. De hecho, ha pasado de niveles del 10% hasta superar ese 24% bajo su mandato y en pleno ataque de Putin a Ucrania.

Pues bien. Los datos mensuales de exportación por medio de los gasoductos son los siguientes:

  • Hacia el norte de Europa y por medio del gasoducto pirenaico se ha importado un 25% menos que en el mismo mes de 2021: se ha pasado de 958 GWh/mes a sólo 721 GWh/mes.
  • Sin embargo, la exportación por este mismo tubo se ha disparado desde en junio con respecto al mismo mes del año pasado: crece desde 1.265 GWh/mes hasta 3.051 GWh/mes. Traducido: se multiplica por 2,4 veces.
  • El gasoducto de origen argelino que entra por Tarifa, por su parte, sigue literalmente cortado. A cero.
  • Y por el otro gasoducto de origen argelino, el que entra en España por Almería, cada vez llega menos: cae un 5% al pasar de 7.711 a 7.345 GWh/día.

  • Por último, el tubo de Tarifa -cortado en la dirección de llegada de gas desde Argelia-, ahora se ha convertido en un medio de exportación de gas hacia Marruecos: salen 60 GWh/día.

Todo un plan de vaciado de gas natural y, además, un extraño negocio.

Porque así se podría calificar la actividad de exportación e importación de gas que realiza España en plena crisis energética. Somos una economía dependiente del gas natural para generar electricidad. Hasta hace nada el principal suministrador de gas a España era Argelia y lo vendía a un precio relativamente barato gracias a los acuerdos de amistad y el envío por gasoducto —más barato que el transporte del gas licuado en barco—. Sánchez ha dinamitado esa relación con Argelia por culpa de su regalo del Sáhara a Marruecos y eso ha supuesto ya un recorte a la mitad del gas barato argelino. Pero, por si fuera poco, la mitad del que aún recibimos es exportado al norte de Europa o, por supuesto, Marruecos, forzando a comprar gas más caro —procedente de fracking y buques metaneros— para usarlo en la generación de electricidad. Resultado: encarecimiento del recibo de la luz. Porque, por mucho que Sánchez dijera que está topado el precio del gas, los consumidores pagan en su recibo mensual la compensación a las gasistas por ese mismo tope. En resumen: un dudoso negocio.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso