Menú

Las grandes fortunas se preparan para una crisis inminente: estas son sus apuestas

Mientras las bolsas se desploman, la cautela predomina en las carteras de los grandes inversores, preparados para una posible recesión mundial.

Mientras las bolsas se desploman, la cautela predomina en las carteras de los grandes inversores, preparados para una posible recesión mundial.
Algunos de los inversores más importantes del mundo | Archivo | LD

Las perspectivas económicas internacionales empeoran a ritmo imparable. Ya en el mes de abril, mostramos en Libre Mercado algunos de los indicadores que presagiaban una posible recesión en la economía estadounidense. Desde entonces, la mayoría de ellos se han vuelto si cabe más claros a la hora de indicar el deterioro de la situación: la FED ha subido tipos a mayor ritmo del esperado, la confianza del consumidor ha continuado deteriorándose y el mercado inmobiliario arroja cada vez más signos de agotamiento. Y quizás lo más relevante: la curva de tipos ha vuelto a invertirse en el tramo del bono americano de 2 a 10 años.

Además del deterioro que nos permiten ver los indicadores, otras variables, como el rendimiento de las bolsas, anticipan un panorama económico sombrío. Así, cabe destacar que el índice S&P 500 marcó la peor primera mitad de año desde 1970. Asimismo, el segundo trimestre fue el peor desde la crisis del coronavirus para este índice y el peor desde 2008 para el Nasdaq. Todo ello, mientras las acciones especulativas y las criptomonedas han perdido buena parte de su valor. Y en España, las cosas tampoco van bien: como recordó Libre Mercado, los indicadores que anunciaron las crisis de 2008, bien conocidos por el Ejecutivo, ya marcan negativo.

Ante este panorama, también es preciso atender a lo que dicen –y, sobre todo, a lo que hacen– las grandes fortunas y los más experimentados inversores. A continuación, destacamos la visión de algunos de las figuras más influyentes en el mundo inversor.

  • Ray Dalio

El fundador de Bridgewater Associates, el mayor fondo de cobertura del mundo, mantiene su visión negativa respecto a la economía: "No hay nada que la Reserva Federal pueda hacer para combatir la inflación sin crear debilidad económica", declaró el inversor, quien ve probable un escenario de estanflación.

Además, Bridgewater atisba una especial fragilidad en Europa, por lo que duplicó el pasado mes de junio su apuesta en contra de la economía del Viejo Continente, con una posición corta que alcanzó los 9.000 millones de euros sobre acciones europeas. Entre ellas, destaca la inversión en contra de las entidades españoles BBVA y Santander, que han visto desplomada su cotización en las últimas semanas por el miedo a una recesión y el nuevo impuesto a la banca anunciado por Sánchez.

Además de sus posiciones en corto, la cartera del fondo de Ray Dalio se centra en acciones de empresas defensivas como Procter & Gamble, Johnson & Johnson, Coca-Cola, Pepsi o McDonald’s, aunque también ha reforzado su apuesta por la china Alibaba y por índices de países emergentes.

  • Warren Buffett

Por su parte, Warren Buffett tiene una visión menos catastrofista sobre la situación actual. De hecho, el "Oráculo de Omaha" salió de compras por primera vez en años, reduciendo de manera sustancial la liquidez de su holding Berkshire Hathaway durante el primer trimestre de 2022. Liquidez que ha dedicado a aumentar su exposición en el sector energético, cuadruplicando sus posiciones en Chevron e introduciendo Occidental Petroleum en su cartera. Asimismo, también aumentó un 338% su apuesta por la tecnológica Activision Blizzard.

  • Michael Burry

La postura de Micher Burry es, sin duda, una de las más negativas con el escenario actual y contraria a la de Buffet. De hecho, ha retado al Oráculo de Omaha al apostar contra su mayor posición: Apple.

El inversor, conocido por anticipar y aprovecharse de la crisis del 2008, fue una de las primeras voces en alertar del peligroso ascenso de la inflación tras la pandemia de coronavirus. Ahora, el gestor que inspiró la película "La Gran Apuesta" cree que los estadounidenses están quemando el efectivo acumulado durante la pandemia y que se está produciendo una distorsión en la cadena de suministros a través de un efecto látigo que lleva a las compañías a aumentar extraordinariamente sus inventarios pese al inminente desplome de la actividad económica. Este fenómeno, según Burry, obligará eventualmente a las empresas a rebajar precios, lo que forzaría a la Reserva Federal a cancelar prematuramente la subida de tipos de interés, perpetuando en el largo plazo altos niveles de inflación.

  • Elon Musk

El fundador de Tesla y mayor fortuna mundial consideró recientemente que "una recesión es inevitable", aunque matizó que es probable que esta no suceda en el corto plazo. Pese a todo, el magnate, cada vez más influyente en la comunidad inversora, decidió adelantarse a una posible ralentización económica anunciando el despido de 10.000 empleados de Tesla. Todo ello, según Musk, por un "súper mal presentimiento" sobre la economía.

  • Stanley Druckenmiller

En cuanto a Stanley Druckenmiller, uno de los inversores más exitosos de la historia, también se muestra negativo con la situación de la economía. Esto explica que, desde comienzos de año, mantenga posiciones en contra del índice estadounidense S&P 500. En esta línea, el milmillonario fundador de Duquesne Capital cree que la Reserva Federal será incapaz de lograr un aterrizaje suave de la economía americana, y prevé una recesión a lo largo del año 2023. Donde sí atisba fortaleza, según los datos de su cartera, es en el sector energético, como en la petrolera Chevron, así como en grandes compañías como Microsoft o Amazon.

  • George Soros

Por su parte, George Soros considera probable que "la inflación global se convierta en una depresión global", tal y como pronosticó durante el foro de Davos. Aún así, la gestora que administra la fortuna del multimillonario de origen húngaro no está especialmente preocupada por la situación económica. En este sentido, la directora ejecutiva de Soros Fund Management, Dawn Fitzpatrick, explicó a finales de mayo que, pese a los aumentos de tipos de interés desacelerarán la economía, esta cuenta con "algunos amortiguadores incorporados". En este sentido, la gestora consideró complicado poder evitar una recesión, aunque indicó que esta es "más lejana de lo que la gente espera".

  • Jim Rogers

Jim Rogers, quien cofundó Quantum Fund junto con George Soros, ha advertido de lo que considera como el "peor mercado bajista de su vida", que será muy largo y conllevará grandes caídas, señaló en el mes de junio. Para tratar de protegerse de esta situación, Rogers apuesta por los metales precios, especialmente la plata, así como por el sector agrícola. "La plata y la agricultura son probablemente las cosas menos peligrosas en los próximos dos o tres años", indicó el reputado inversionista. Respecto a la agricultura, explicó a finales del pasado año que esta mejorará, "a menos que dejemos de usar ropa y comer alimentos". "Ve y consigue una granja y te harás muy, muy, muy rico", sentenció.

Además, en los últimos días, como ha explicado Libre Mercado, el legendario inversor ha criticado la debilidad del euro y reafirmado su apuesta por el dólar.

  • Bill Gates

El filántropo y cofundador de Microsoft tampoco es optimista con la situación de los mercados. "Me temo que los bajistas tienen un argumento bastante fuerte que me preocupa mucho", expresó en una entrevista en mayo para la CNN. Gates considera que la guerra en Ucrania disparó los precios de la materias primas, agravando los problemas derivados de la pandemia, la situación de las cadenas de suministros y los altos niveles de deuda de los gobiernos. De esta forma, la cuarta fortuna del mundo indicó que la subida de tipos de interés "resultará en una desaceleración económica".

Este pesimismo se palpa en la cartera de inversión de la Fundación Bill & Melinda Gates, que no reportó ninguna compra en el primer trimestre de 2022, sino todo lo contrario. Vendió todas las acciones que poseía de Alphabet, la matriz de Google, así como del grupo mejicano Televisa y de Canadian Pacific Railway. Además, Gates redujo su exposición en otras 8 compañías, incluyendo Microsoft, Walmart o el holding de su amigo Warren Buffett, Berkshire Hathaway.

  • Carl Icahn

El inversor activista Carl Icahn, famoso por entrar en el capital de las compañías para luego cambiarlas desde dentro y beneficiarse con su revalorización, tampoco ve con buenos ojos la actual situación de la economía. Icahn declaró en marzo a la CNBC que lo que esperaba era "una recesión o algo peor" y reveló que su cartera de inversión estaba fuertemente protegida mediante posiciones cortas que compensan las caídas. "Soy negativo, como puede oír. A corto plazo, ni siquiera hago predicciones", indicó el inversor, que aprovechó para criticar el corporativismo presente en muchas compañías americanas, exponiendo que demasiados directores "no están a la altura" de la próxima tormenta económica.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador