Menú

¿Por qué podría estar cayendo el precio del gas?

El precio del gas ha caído respecto al límite que estableció el Gobierno, un fenómeno vinculado a las reservas y una demanda menor que otros años.

El precio del gas ha caído respecto al límite que estableció el Gobierno, un fenómeno vinculado a las reservas y una demanda menor que otros años.
La planta regasificadora de Barcelona | Enagás

El límite al precio del gas establecido para el Gobierno lleva sin aplicarse tres días consecutivos. El motivo, que la cotización del gas natural en el Mercado Ibérico del Gas (Mibgas) ha caído por debajo de los 40 euros/Mwh, el precio máximo que estableció el Gobierno. ¿Cuál es el motivo de que la cotización haya descendido respecto al verano, con valores de entre 30 y 40 euros el megawatio? Estas son algunas de las claves que pueden ayudar a entender el fenómeno:

  • Depósitos repletos: ante el miedo a un invierno con escasez de gas, las reservas están llenas en Europa y también en España. En el caso de España, según los datos de Enagás, los almacenes subterráneos alcanzan casi el 94% de llenado y los tanques de las seis regasificadoras españolas, un 80%. La situación llevó a compañía española a informar de que las "infraestructuras apenas están pudiendo aportar flexibilidad para absorber las desviaciones de la demanda durante el mes de octubre" ante los "episodios sostenidos de muy altos niveles de ocupación en los tanques de todas las plantas de regasificación". Por ese motivo, la compañía ha pospuesto descargas o rechazado aquellas que impliquen "alcanzar unos niveles en los tanques de las terminales" que excedan los límites considerados seguros. La situación, según Enagás, "se repite en otros países de nuestro entorno". En el conjunto de la UE, las reservas están al 93%.
  • Otoño cálido: el retraso en la llegada del frío y del encendido de las calefacciones habría provocado esas "desviaciones de la demanda" que señalaba Enagás, que apuntaba en su última nota operativa que se trataría de una situación temporal que se mantendría al menos "hasta la primera semana de noviembre".
  • Caída de la demanda: en paralelo, se habría producido una caída de la demanda tanto a nivel doméstico como industrial. Según la empresa española, "desde el mes de agosto-2022, se viene experimentando una importante reducción de la demanda industrial respecto a lo inicialmente programado".

Pedro Mielgo, expresidente de Red Eléctrica Española y considerado uno de los mayores expertos en energía de España, señala cómo el mercado del gas "ha estado tenso desde hace año y medio" y ante el miedo a la escasez, las reservas de gas están muy altas, por encima del 90% y en un 94% en España. "Eso no quiere decir que vaya a ser un invierno seguro" en cuanto al suministro, apunta, "pero a fecha de hoy estamos comprando gas para consumir y no para almacenar", y además, estamos comprándolo "con descuento" respecto al índice europeo de referencia, el TTF holandés, que históricamente había cotizado por encima del mercado ibérico, el Mibgas, pero que ahora lo está haciendo por debajo.

Sobre la duración de un fenómeno que "refleja cómo funciona el mercado", Mielgo señala que puede prolongarse unas semanas, unos meses "o puede cambiar": "Lo veremos".

Metaneros a la espera

La situación está relacionada también con la acumulación de metaneros en aguas españolas y europeas: el Puerto de Huelva confirmó esta semana la presencia de ocho buques fondeados en alta mar esperando destino y habría otros barcos en el mar de Alborán.

Algunos de los metaneros estarían sufriendo leves retrasos respecto a sus descargas programadas en regasificadoras españolas; otros tendrían como destino otros países europeos también con los tanques llenos o habrían llegado con contratos abiertos a Europa.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios