Menú

El FMI avisa a España de un crecimiento débil y de no tener en cuenta los costes del impuestazo a banca y energéticas

El organismo considera que las perspectivas económicas están sujetas a incertidumbre y no descarta una desaceleración más brusca de lo previsto.

El organismo considera que las perspectivas económicas están sujetas a incertidumbre y no descarta una desaceleración más brusca de lo previsto.
La ministra de Economía, Nadia Calviño, este miércoles 23 de noviembre en el Congreso. | EFE

Los técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI) han finalizado este miércoles su revisión anual de la economía española, concluyendo que el crecimiento del PIB de nuestro país será "relativamente débil" en los próximos trimestres, cuando podría acercarse a cero a finales del presente año y principios de 2023.

"Se prevé que el crecimiento sea relativamente débil en los próximos trimestres debido a una demanda externa débil y al deterioro de la confianza de los consumidores", ha subrayado el FMI en sus conclusiones de la revisión económica del país.

No obstante, pese a el crecimiento casi nulo que se espera en los próximos meses, la jefa de la misión del Fondo para España, Dora Iakova, cree que nuestra economía no caerá en recesión técnica. "Habrá que ver cómo se desarrollan los precios de la energía, ya que hay muchas incertidumbres, pero por el momento no prevemos recesión técnica", ha indicado.

Por otro lado, aunque el Fondo ha determinado que el uso de fondos europeos "está acelerándose", ha criticado que existe una "falta de información sistemática e integral sobre la ejecución, incluyendo aquella en términos de contabilidad nacional". Esto hace difícil evaluar si los recursos públicos están llegando a la economía real.

En términos de PIB, el FMI ha revisado al 4,6% el crecimiento esperado para 2022. Esta revisión se debe a que su última previsión, publicada en octubre, no tuvo en cuenta el último dato disponible de crecimiento del segundo trimestre, por lo que ya en el momento de su publicación resultaban pesimistas. Para 2023 la previsión ha quedado situada sin cambios en el 1,2%. De esta forma, España no recuperará su nivel económico previo a la pandemia hasta comienzos de 2024.

El organismo ha alertado de que las perspectivas "están sujetas a gran incertidumbre y los riesgos en su mayoría se inclinan a la baja". Los principales riesgos son energéticos por los precios de la electricidad o el gas natural, pero el FMI también ha señalado a una desaceleración más brusca de lo previsto de la economía mundial o a un endurecimiento más pronunciado de las condiciones financieras como consecuencia de la subida de tipos de interés del BCE.

Aviso sobre la deuda pública

A nivel fiscal, los técnicos del FMI consideran que la deuda pública sigue siendo elevada y se necesita un esfuerzo "sostenido" de consolidación. Así, destaca que la respuesta del Gobierno para contener los efectos de la pandemia fue costosa, ya que elevó la deuda pública hasta el 118% del PIB.

El FMI considera necesario un ajuste de 0,6 puntos porcentuales del déficit primario por año desde 2024 para que España logre una posición fiscal casi equilibrada para 2030.

A este respecto, Iakova ha recordado que reducir la deuda pública es muy importante para que el Gobierno pueda beneficiarse de disponer del espacio fiscal necesario para responder a los problemas con políticas más fuertes. "Para poder hacerlo en el futuro, primero, en los buenos tiempos, hay que reducir la deuda pública", ha defendido.

Respecto a las pensiones, el FMI considera que son necesarias "medidas adicionales" para contrarrestar el aumento del gasto futuro derivado de su indexación a la inflación.

Reprimenda por el impuestazo a banca y energéticas

Por otro lado, el FMI considera que el Gobierno no está teniendo en cuenta los costes de elevar los ingresos públicos a costa de impuestos a bancos, energéticas y hogares de altos ingresos.

"Como se prevé que los precios de la energía permanezcan en niveles elevados el próximo año, recaudar ingresos temporales adicionales para financiar el apoyo a los más vulnerables es una estrategia bienvenida, pero el seguimiento del impacto de las medidas es necesario", han determinado los técnicos.

El organismo multilateral ha alertado de que los nuevos impuestos a banca y energéticas se aplican sobre los ingresos y no sobre los beneficios, por lo que no tienen en cuenta los costes.

"Si bien se prevé que los ingresos netos por intereses de los bancos aumenten en el corto plazo de forma paralela a los tipos más altos, las condiciones financieras más restrictivas y las perspectivas macroeconómicas menos favorables podrían incidir de forma sustancial en los costes debido a un aumento de los activos deteriorados en escenarios de estrés", ha avisado el FMI.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad