Menú

Datos contra la propaganda sindical: los beneficios han caído un 19% con respecto a 2019

El excedente bruto de explotación es inferior a 2019 en 115.000 millones de euros.

El excedente bruto de explotación es inferior a 2019 en 115.000 millones de euros.
UGT y CCOO insisten en que los beneficios empresariales se han disparado, cuando ha ocurrido lo contrario. | Ricardo Rubio / Europa Press

La izquierda política y mediática sigue insistiendo en dar por buena la propaganda sindical, según la cual las empresas españolas nadan en un mar de beneficios que contrastaría con su paupérrimo compromiso con la mejora del empleo y los salarios. Sin embargo, un vistazo somero a los datos pone de manifiesto que, a pesar de la dura crisis que estamos atravesando, el sector privado está haciendo un gran esfuerzo para sostener la ocupación, a pesar de que la rentabilidad de la actividad mercantil no va, en absoluto, por buen camino.

Para abordar este análisis, tomaremos como referencia las cifras de la Central de Balances del Banco de España. Dicha muestra estadística recoge la evolución de los beneficios, medidos a partir del Excedente Bruto de Explotación. Si comparamos los datos del presente ejercicio 2023 con los de 2019, encontramos que el EBE sigue siendo muy inferior. De hecho, la brecha con respecto a los niveles previos a la pandemia sería de 115.000 millones de euros.

Podemos afinar más los datos y excluir a las entidades financieras de nuestro cálculo, pero nuevamente nos topamos con la cruda realidad de unos niveles de beneficio marcadamente reducidos con respecto a las cotas de hace tres años. Así, el EBE de las sociedades no financieras estaría en 2022 unos 100.000 millones de euros por debajo de los niveles de 2019.

Otra métrica relevante consiste en tomar como referencia el resultado del ejercicio, pero descontando los impuestos. Desde este prisma, lo que encontramos es una caída del 18,9% entre los datos pre-covid y las cifras que se registran durante el presente año 2022. Por tanto, tanto el Excedente Bruto de Explotación como el resultado después de impuestos exhiben un desempeño mucho peor que en 2019.

Hay que tener en cuenta, además, que los niveles de producción están un 2% por debajo de las cifras de hace tres años, que el número de empresas afiliadas a la Seguridad Social ha bajado en 11.000 mercantiles, que la inflación promedio durante 2022 va a situarse en el 8,5%, que los impuestos se han disparado en más de 100.000 millones de euros y que los costes laborales han crecido un 9,2%. Pese a estas circunstancias, la remuneración de los asalariados ha subido un 6,2%, y todo a pesar de que la productividad ha bajado un 4,9%.

Así las cosas, no tiene sentido insistir en que las empresas españolas están haciendo caja y aprovechando la crisis para ensanchar sus márgenes y depauperar el mercado de trabajo, porque lo único que nos dicen los datos es que las mercantiles de nuestro país están haciendo todo lo contrario y están acometiendo un gran esfuerzo para mantener las cifras de ocupación y mejorar los datos de remuneración a pesar de que las ganancias y beneficios han caído con fuerza y siguen muy por debajo de los niveles previos a la pandemia.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios