Menú

España fabricará combustible nuclear para que las centrales de diseño ruso en Europa no dependan de Putin

ENUSA fabricará tras un acuerdo con Westinghouse combustible VVER-440, cuyo destino será Finlandia y otros países europeos.

ENUSA fabricará tras un acuerdo con Westinghouse combustible VVER-440, cuyo destino será Finlandia y otros países europeos.
Preparación de combustible nuclear | ENUSA

Una fábrica de Salamanca lleva décadas fabricando combustible nuclear para las centrales españolas y también para otros países. Nacida de la actividad minera en torno al uranio en España, hoy prohibida por decisión del Gobierno de Pedro Sánchez, la empresa pública ENUSA puso en funcionamiento en 1985 la fábrica de Juzbado, dedicada a la fabricación de elementos combustibles.

Según datos de ENUSA, participada al 60% por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y al 40% por el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), la fábrica tiene una capacidad máxima de producción anual de unas 500 toneladas de uranio; en 2020 fabricó su elemento combustible número 25.000.

La mayoría de su producción tiene como destino otros países: en 2020, un 76,5% se exportó a Francia, Bélgica, Suecia y Finlandia. Este año, ENUSA ha anunciado que sumarán una nueva línea de fabricación de combustible en colaboración con Westinghouse: ambas compañías colaborarán para fabricar combustible para reactores VVER-440, de diseño soviético. El objetivo, facilitar "una alternativa real en el suministro de combustible", reduciendo "la dependencia del suministrador actual", según señalan en un comunicado en alusión a la invasión rusa de Ucrania.

Los países europeos que en la actualidad cuentan con reactores nucleares con esta tecnología son Bulgaria, República Checa, Hungría, Eslovaquia y Finlandia.

enusa-juzbado.jpg
Fábrica de Juzbado | ENUSA

El acuerdo fue firmado en diciembre, con el objetivo de "abordar actuaciones de manera inmediata y coordinada", para que "los clientes actuales y potenciales pudieran percibir el compromiso con el suministro seguro de combustible". "En la actualidad las eléctricas propietarias de los reactores VVER-440 están buscando activamente seguridad de suministro con una alternativa occidental al combustible suministrado por el suministrador actual. Westinghouse proporciona la única opción plenamente occidental para fabricar el combustible VVER", destaca ENUSA. El combustible se elaborará en Juzgado y en la fábrica de Westinghouse en Västerås, Suecia.

Setenta años en funcionamiento

Se da la circunstancia de que Finlandia está a punto de dar luz verde a que la central de Loviisa, con dos reactores de esta tecnología, extienda su actividad hasta 2050: la autoridad nuclear del país acaba de notificar el visto bueno a la petición que hizo la operadora, Fortum, hace un año, y sólo falta el OK del Gobierno.

La fecha prevista del cierre de sus dos reactores, que entraron en funcionamiento en 1977 y 1980, era 2027 y 2030; esta autorización supondría que la central estuviera en marcha algo más de setenta años. Pese al diseño ruso de los reactores, los sistemas de contención y control son de fabricación occidental. La compañía, además, afirma haber invertido en los últimos cinco años 325 millones de euros como paso previo para la obtención de los permisos.

En cuanto al resto de reactores de este tipo en Europa, Hungría cuenta con cuatro (central nuclear de Paks), Bulgaria con dos (central de Kozloduy), República Checa con seis (centrales de Dukovany y Temelin) y Eslovaquia con cuatro (Bohunice y Mochovce).

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro