Menú

La burda mentira del Gobierno con la inflación: "Los analistas tienen que reflexionar"

La inflación sigue disparada y los precios continúan su tendencia alcista, por mucho que el Gobierno venda que lo han bajado a la mitad.

La inflación sigue disparada y los precios continúan su tendencia alcista, por mucho que el Gobierno venda que lo han bajado a la mitad.
Los ministros José Luis Escrivá, Isabel Rodríguez y la vicepresidenta Nadia Calviño | EFE

El Gobierno está de enhorabuena. Hoy es uno de esos días que el Gobierno usará espejismos estadísticos para tirar las campanas al vuelo. El primero en hacerlo, bien temprano en una entrevista en Onda Cero, ha sido el ministro José Luis Escrivá, que estos días celebra su "reforma" de las pensiones, en las que ha disparado el coste para las empresas, para los contribuyentes y para las arcas públicas.

Decía Escrivá lo siguiente sobre el dato de IPC:

"El dato de inflación en cualquier caso ha sido un dato muy bueno. Muy bueno. Indiscutiblemente ha sido una sorpresa positiva. Cuando estamos en una situación tan incierta, cuando llega un dato hay que compararlo con la previsión que había y si es mejor que la previsión hay que reflexionar sobre cuáles son las razones. Yo creo que este dato no estaba previsto tan bajo, y por tanto invito a los analistas a que reflexionen por qué se han equivocado".

¿Y qué ha hecho el IPC? Pues bien, tal y como estaba anunciado –parece que para todo el mundo menos para Escrivá- ha caído este mes de marzo. El dato pasa del 6% en febrero al 3,3% en marzo. Ya estaba previsto por un efecto estadístico llamado "escalón" o "espejismo" y que consiste en que, al tratarse de un dato "interanual" se establece en comparación con el mismo dato del año anterior. ¿Y qué sucedió en marzo de 2022? Pues que estaban disparados los precios de la energía y éstos dispararon el dato de IPC pasando de 7,6 al 9,8. Este enorme "escalón alcista" hace que por arte de magia el IPC de marzo de este año dibuje un pico bajista hasta el 3,3%.

ipc-adelantado-marzo-2023.jpg

El hecho de que este "espejismo" no refleje el devenir real de los precios viene dado por dos datos que este jueves no va a comentar ningún miembro del Gobierno. Por un lado la inflación subyacente, que trata de eliminar del indicador los elementos más volátiles de la composición de precios (energía y alimentos no elaborados) y que está cronificada en el nivel del 7,5%.

Además, si hacemos el cálculo de la inflación acumulada en los dos últimos años (ya que la inflación es acumulativa, los precios se suman de un año a otro), observamos que la tendencia siguen siendo alcista en este 2023, con un ligero estancamiento en este mes de marzo. Si sumamos las subidas de 2022 y de 2023 tenemos que: En los dos últimos años, la inflación ha subido un 11,8% en enero, un 13,5% en febrero y un 13,1% en marzo. Es decir, que no caen a la mitad, sino que la tendencia de los precios no ha comenzado ninguna senda descendente.

El dato conocido este jueves y publicado por el Instituto Nacional de Estadística corresponde al indicador adelantado de IPC que se confirmará o no en los primeros días de abril.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro