Menú

"Reducción del uso del coche", impuestos, compost e igualdad de género: las otras claves del plan energético de Ribera

El plan enviado a Bruselas contempla reducir aún más los trámites para las plantas renovables, entre otras claves.

El plan enviado a Bruselas contempla reducir aún más los trámites para las plantas renovables, entre otras claves.
Teresa Ribera entrevistada por Pedro Sánchez. | EFE

El Gobierno hizo público este miércoles su borrador del Plan Integrado de Energía y Clima, la revisión de su estrategia energética para esta década que debía enviar a Bruselas este mes y que entronca con los objetivos climáticos europeos. Aunque algunos vieron en este momento una posible "ventana" de oportunidad para cambiar el rumbo de los planes de Teresa Ribera, que incluyen el cierre del parque nuclear, el Ministerio de Transición Ecológica no ha variado un ápice lo previsto y de hecho ha acelerado los objetivos ya en marcha: el nuevo documento se ha marcado objetivos más ambiciosos de implantación renovable, al elevar al 81% el porcentaje de energía eléctrica generada por renovables, con 62 GW en energía eólica y 76 GW de energía fotovoltaica, unas metas que van incluso más allá de lo que la industria estaba demandando.

El documento, que confirma el calendario de cierre de las centrales nucleares si no hay cambio de gobierno, incluye otras muchas medidas que entroncan con las políticas verdes europeas sobre movilidad "sostenible" y "descarbonización" que afectan a prácticamente todos los ámbitos y buscan responder, según el Ministerio, al "contexto energético más reciente" y "el aumento de ambición climática a nivel europeo". En sus más de 600 páginas, plantea 107 medidas para alcanzar las metas propuestas (en la anterior versión eran 78), vinculadas al ahorro energético, al fomento de las renovables o al transporte, pero también a aspectos como la fiscalidad o las políticas de género. Estas son algunas de las más destacadas:

  • Vía libre para molinos y placas: pasar desde el actual 40 por ciento hasta el 80% en generación eléctrica renovable conllevará, según recoge el plan, una "revisión y simplificación de procedimientos administrativos" para los nuevos parques. "Es necesaria la revisión de los procedimientos administrativos con el objetivo de agilizar los proyectos, siendo capaces a su vez de consolidar y reforzar la protección ambiental y patrimonial, así como garantizar la adecuada participación pública", dice el Ministerio que esboza, sin entrar en detalles, varias estrategias. Entre ellas, un sistema de "ventanilla única" para "reducir complejidades"; una guía "que unifique en un solo documento la distinta normativa aplicable a la tramitación de proyectos de energía renovable" y un manual de "buenas prácticas" que "palíen o disminuyan los impactos medioambientales y paisajísticos de las instalaciones de generación eléctrica renovable que impliquen la ocupación de superficies amplias de terreno". El fin de las medidas es en cualquier caso acelerar trámites: "Existe un riesgo de tramitación administrativa, ligado a plazos o trámites que dilatan o generan incertidumbre en la obtención de permisos sin necesariamente aportar mejoras o garantías de tipo ambiental, social o de adaptación al territorio".
  • Impuestos: el plan recoge la "necesidad de una nueva fiscalidad verde" y señala que Hacienda "liderará el estudio en profundidad y en su caso el despliegue correspondiente de la actualización de aquellos elementos del sistema tributario que incentiven de manera sistemática una economía baja en carbono y resiliente al clima". Lo hará, continúa, "mediante la internalización progresiva y generalizada de las externalidades medioambientales que tienen lugar en la generación y el uso de la energía, así como en el desempeño de aquellas principales actividades económicas que generan emisiones de gases de efecto invernadero y aumentan la vulnerabilidad de la economía española ante los previsibles impactos del cambio climático". Bajo este enrevesado mensaje se atisba el nacimiento de nuevos impuestos verdes.
  • Menos coches: el documento recoge expresamente el objetivo de una "reducción del uso del coche". En el apartado dedicado a movilidad, se celebran "nuevos hábitos" ciudadanos con el impulso del transporte público y del teletrabajo así como la implantación de zonas de bajas emisiones. El documento plantea buscar, entre otras cosas, una "sensibilización y educación para promover un cambio de actitudes y comportamientos hacia una movilidad más sostenible, informando sobre los impactos negativos del uso excesivo del vehículo de combustión, los beneficios de la movilidad sostenible y las alternativas disponibles". En cuanto al coche eléctrico, se marcan como objetivo que haya "más de 5,5 millones de unidades" en 2030, "incluyendo coches, furgonetas, motos y autobuses, así como el uso de biocarburantes avanzados".
  • Aviones y barcos "descarbonizados" y previsiblemente más caros: entre las medidas novedosas de esta revisión está la mención de los sectores marítimo y de la aviación, en línea con los objetivos verdes europeos. Para "descarbonizar" los barcos, plantean la "penetración de biocarburantes avanzados en el corto plazo". Para los aviones, el objetivo es similar: la "penetración de energías renovables en el sector del transporte aéreo, tanto en aeronaves como en la infraestructura aeroportuaria", con la obligación planteada desde Europa de obligar "a los proveedores de combustible a suministrar una proporción cada vez mayor de combustibles sostenibles" y "establecer obligaciones para que las aerolíneas que parten o se dirigen a aeropuertos de la UE porten una cantidad mínima de combustible repostado en la UE". En el texto, se admite que "la introducción gradual de SAF (las siglas en inglés del combustible "sostenible") en el transporte aéreo representará un coste adicional para las aerolíneas y en último término para los viajeros, debido a que su producción tiene costes superiores a los de los combustibles de origen fósil". Señalan, no obstante, que el objetivo es "reducir en el futuro la diferencia de precios".
  • Reciclar y compostar: el extenso documento no deja prácticamente ámbito por tocar y también establece objetivos relacionados con los residuos. En este apartado, proponen una disminución y una mejora de su gestión, proponiendo incluso el "compostaje doméstico o comunitario", una medida "destinada a familias, colegios o comunidades de propietarios" en ámbitos rurales o urbanos que consiste en "la separación del biorresiduo para su reciclado in situ". Apuntan que distribuirían "compostadores entre la población objetivo" e impulsarían "una campaña de concienciación/formación en hogares y comunidades implicadas". El resultado, apuntan, evitar envíos de estos residuos al vertedero, disminuir la recogida y obtener "compost de buena calidad".
  • Políticas verdes "con perspectiva de género": paridad y feminismo se cuelan también en el plan energético del Gobierno, que señala que "la igualdad de género es un factor transversal clave en la transición ecológica". El Ministerio se marca como objetivos "lograr una representación equilibrada de mujeres y hombres en todos los niveles y ámbitos de la transición hacia una economía climáticamente neutra" y reducir "la brecha de género en los usos de la energía y en la participación de las mujeres en el sector energético". Entre las propuestas, está, por ejemplo, la aplicación de "una perspectiva de género en la planificación del transporte público, para garantizar una adecuada accesibilidad a las infraestructuras y servicios de movilidad y transporte" a las mujeres.

  • Bombas de calor y gases renovables: el borrador contempla un incremento de "la electrificación de la economía", con un aumento hasta el 34% en 2030. En este proceso tendrá un papel las calefacciones: el borrador se limita a señalar que "se prevé a su vez un importante despliegue de las bombas de calor". La electrificación, apunta, facilitará "la penetración de renovables en ámbitos donde todavía predomina el uso de combustibles fósiles, sino también un ahorro de energía primaria" y en el recibo, defiende el Ministerio. En total, el documento prevé un ahorro en importaciones de combustibles fósiles estimado en 90.700 millones de euros. El proceso también afectará a la industria, que tiene "como reto la sustitución de gas naturala e hidrógeno de origen fósil para usos térmicos de alta temperatura o como materia prima". Se proponen como soluciones "la eficiencia energética, la innovación tecnológica, la electrificación, el autoconsumo o el hidrógeno verde".
  • Muertes prematuras y "modos de vida más saludables": además de prometer medio millón de empleos con una inversión mil millonaria, el texto asegura que la reducción de contaminantes gracias a su catálogo de medidas acarreará una reducción de más de 5.800 muertes prematuras por causas asociadas a la contaminación atmosférica para 2030. Pasarán, afirman, de 11.952 muertes prematuras en 2019 (según OMS/IHME) a 6.067. El documento también promete entre otras cosas una potenciación de "modos de vida más saludables, colectivos e inclusivos" con las medidas referidas al transporte "sostenible".

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro