Menú

Repsol contraataca y gana a Iberdrola por alertar del fin de las calderas de gas

Autocontrol tacha de engañosa una campaña de Iberdrola tras una reclamación de Repsol, señalada por la eléctrica por greenwashing.

Autocontrol tacha de engañosa una campaña de Iberdrola tras una reclamación de Repsol, señalada por la eléctrica por greenwashing.
Caldera de gas | Europa Press

Tras ser llevada por greenwashing ante Autocontrol, el organismo autorregulador de la publicidad en España, y librarse de la sanción, Repsol ha contraatacado acusando a Iberdrola de publicidad engañosa y denunciando el caso ante el mismo organismo, que acaba de dar la razón a la petrolera.

Repsol decidió llevar a Iberdrola ante Autocontrol por una campaña para impulsar la aerotermia que incluía la mención de que las calderas de gas iban a ser prohibidas por la UE. En concreto, la campaña en radio y televisión señalaba que "el Consejo Europeo obligará a España a la eliminación gradual de las calderas de gas" y apuntaba que Iberdrola podía facilitar el cambio de la caldera por bombas de calor, una tecnología propuesta como fórmula para reducir la dependencia de combustibles fósiles en la climatización de las viviendas y basada en la electricidad.

En su demanda, la petrolera negaba la mayor y apuntaba que la campaña era "engañosa" y "contraria al principio de veracidad" alegando, por un lado, que una de las normativas europeas que aluden a las calderas de gas en Europa (la relativa a eficiencia energética de edificios) aún no ha sido aprobada definitivamente y por otro lado que no se prohíben expresamente las calderas sino el combustible que utilizan, por generar emisiones de efecto invernadero.

El organismo da la razón a Repsol y apunta, tomando los argumentos de la petrolera, que las medidas sobre la mesa "no van dirigidas a las calderas, sino a los combustibles fósiles que puedan alimentar las mismas", señalado cómo los reglamentos europeos aludidos aclaran "que determinados tipos de gas no se consideran combustibles fósiles, sino que son energía procedente de fuentes renovables no fósiles y en éstas se encontrarían la biomasa, los gases de vertedero y de plantas de depuración y el biogás".

También señala que "existen calderas en el mercado de uso residencial, susceptibles de funcionar empleando energías renovables". Y descarta las explicaciones de la eléctrica alegando que reprodujeron "el mensaje publicado por el propio Parlamento Europeo y que fue también recogido en los mismos términos por diferentes medios de comunicación".

La eléctrica recurrió y Autocontrol volvió a respaldar a la petrolera insistiendo en el "carácter engañoso" de la campaña" y apuntando que "no puede alegarse -como pretende la recurrente- la escasa implantación de las calderas de gas que emplean combustibles de origen no fósil". "Una afirmación publicitaria según la cual se deberá proceder a la eliminación de las calderas de gas (con carácter general) es inexacta y por tanto engañosa", insiste.

La anterior batalla entre las dos energéticas aludía a una campaña de Repsol sobre los combustibles sostenibles: Iberdrola señaló que la petrolera incurría en un blanqueo verde al publicitar como limpios sus combustibles renovables. Como en esta ocasión, Autocontrol dio la razón a la compañía dirigida por Antonio Brufau en medio de una campaña alentada por el Gobierno contra el greenwashing que ponía a la energética en el punto de mira.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro