Menú

"Queremos la llave de la caja": ofensiva independentista para que Sánchez apruebe el cupo catalán

ERC y Junts quieren el cupo catalán a cambio de apoyar a Sánchez, que se escuda en la "financiación singular" para ocultar las concesiones.

ERC y Junts quieren el cupo catalán a cambio de apoyar a Sánchez, que se escuda en la "financiación singular" para ocultar las concesiones.
Archivo

ERC y Junts quieren la "llave de la caja". Así se lo han dejado claro esta semana ambas formaciones independentistas a Sánchez. La primera fue la vicepresidenta primera del Parlamento de Cataluña, Raquel Sans, que detalló que "cuando hablamos de financiación singular queremos hablar de una financiación fuera del régimen común, hablamos de soberanía fiscal, de tener la llave de la caja, de recaudar el 100% de los impuestos en Cataluña y no el 9% como recaudamos ahora y, por tanto, queremos ser muy claros para evitar tentaciones de confundir como hemos visto este fin de semana" explicó la de ERC.

Después, llegó el nuevo presidente del Parlamento catalán, Josep Rull, que no dudó ayer martes en pedirle a Sánchez un sistema "similar al concierto económico vasco". El de Junts expresó que las intenciones de su partido son "tener la caja y la llave de la caja" de los impuestos recaudados para así dejar de compartir sus fondos con el resto de CCAA (como hace la Comunidad de Madrid). Así, Cataluña terminaría con el "café para todos", según Rull. otro que también se ha pronunciado es Puigdemont, que considera "un escándalo en todos los sentidos" los intentos de Sánchez colar concesiones financieras cosméticas y reclama "un concierto económico propio".

Hay que insistir en que lo que no quiere Cataluña es contribuir a pagar los hospitales de Asturias o las escuelas de Castilla- La Mancha. Así, los votantes del PSOE, estos que defienden tanto la redistribución de la renta o que hay que compartir la riqueza, deberían tenerlo claro.

"La llave de Letamendi"

Por tanto, vemos que las intenciones de ERC y Junts, a cambio de apoyar a Sánchez con la investidura de Illa o los Presupuestos, estarían mucho más cerca de la creación de un nuevo cupo catalán que de la "financiación singular" con la que el Gobierno estaría intentando disfrazar esta desconexión financiera de Cataluña sin precedentes.

Como ya publicamos en Libre Mercado, la "llave de la caja" de los impuestos catalanes implica la "llave de Letamendi", la sede autonómica que tiene la AEAT en Cataluña. "El edificio, papeles, ordenadores, información... Lo quieren todo desde hace años. Estamos hablando de una parte fundamental de la joya de la corona de los impuestos nacionales" denunciaba hace unos meses la Asociación de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE).

Crear un fuero catalán (en el que la Generalidad se encargase de recaudar todos los impuestos y luego negociara con el Gobierno de Sánchez el cupo a pagar) generaría tal desventaja con el resto de CCAA, que podría llegar a restar de la financiación autonómica entre un 8% y un 12% (equivalente a 16.000 millones de euros) o bien obligaría a las regiones más ricas (como Madrid) a aportar esas astronómicas cifras. "No hay ninguna duda de que Cataluña acabaría pagando menos impuestos al Estado con el cambio" vaticinaron los inspectores.

Según los propios cálculos de los independentistas, la puesta en marcha de este plan permitirá a su autonomía "recaudar y gestionar" 51.981 millones de euros en impuestos entre IRPF (23.000 millones), IVA (14.200 millones), Sociedades (5.300 millones) e Impuestos Especiales (3.500 millones). Esto supondría duplicar los 25.616 millones que reciben actualmente del Estado. Dicho de otra forma, Cataluña se quedaría con 26.365 millones de euros de los que actualmente aporta a la caja común.

A cambio de esta huida del sistema, Cataluña se ofrece a efectuar al Estado un pago periódico (un cupo) por los servicios públicos estatales de los que se beneficia la región, así como a ingresar un dinero en lo que han llamado el "fondo de reequilibrio territorial", que iría dirigido a las regiones más pobres. Sin embargo, la Generalidad no ha calculado a cuánto ascendería la cuantía de estos dos pagos, aunque evidentemente, será menos de lo que aportan ahora. A esto habría que sumarle la quita de deuda correspondiente a este territorio, que ascendería a 15.000 millones de euros.

La consejera de Economía, Hacienda y Empleo de la Comunidad de Madrid, Rocío Albert, ha rechazó ayer el plan independentista. "No puede ser de ninguna manera, no está recogido en la Constitución Española. Somos un solo país y esto rompe la solidaridad entre regiones" dijo. Albert también recordó que su región aporta "el 70% de los fondos" y que, pese a ello, no piden tratos diferenciadores.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso