Menú

Los otros incumplimientos de Montero

La ministra de Hacienda se ha caracterizado por sus constantes incumplimientos en materia de déficit y regla de gasto como consejera autonómica.

0

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, protagonizó esta semana, por parte del Gobierno, el debate sobre las enmiendas a la totalidad al proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado, proyecto que fue devuelto al Gobierno al prosperar las enmiendas a la totalidad.

Desprovista de cualquier atisbo de rigor técnico, Montero subió a la tribuna del Congreso como quien sube a dar un mitin en cualquier pueblo de España. No hizo un recorrido por los capítulos de gastos o ingresos del presupuesto. No se detuvo en ninguna partida relevante para aclarar algún concepto. En definitiva, no contó qué recogían las cuentas, salvo la soflama partidista que pronunció, que se limitaba a decir que eran unos presupuestos sociales, los presupuestos que necesitaba el país, que permitían recuperar derechos.

Aparte de que es inédito que un ministro de Hacienda no desglose el detalle de las cuentas que pretende aplicar, en un claro desprecio al conjunto de españoles, la ministra, en un tono no precisamente parlamentario, con unas maneras bastante mejorables y con una dialéctica no especialmente brillante, no dijo la verdad.

Y lo hizo al acusar al PP de que su Gobierno nunca había cumplido con los objetivos de estabilidad, a diferencia de ella, que había cumplido siempre como consejera de la Junta de Andalucía. Esto es falso. Montero sabe que no dice la verdad, como puede comprobarse fácilmente con los datos de déficit, deuda o regla de gasto.

Así, Montero nunca tuvo gran interés en cumplir con el objetivo de déficit, a la luz de los datos. De esta manera, en 2013 estuvo al borde del incumplimiento, pero si no incumplió claramente fue porque Hacienda le elevó 3 décimas sobre la media su objetivo de déficit, elemento que le permitió no incumplir, aunque por la mínima.

defan001.jpg

Y si hablamos de 2014, Montero incumple el objetivo de déficit nada más ni nada menos que por 3,5 décimas de PIB. Debería haber cerrado en el 1% y lo hizo en el 1,35%.

defan002.jpg

Llegamos a 2015, y ahí la desviación es más profunda, pues Montero incumple el déficit en casi medio punto del PIB: en lugar de cerrar en un déficit del 0,70% del PIB, como tenía que hacer, lo hizo en el 1,19%.

defan003.jpg

En 2016, se movió justo en la cifra marcada, el 0,70% de déficit. Por otra parte, aunque es verdad que el incremento de recaudación -que no la contención en el gasto- le permitió cumplir con el objetivo de déficit de 2017, establecido en el 0,60% del PIB, es curioso ver la evolución que tuvo dicho dato: en una primera estimación, presentó un déficit del 0,22% del PIB; en una segunda revisión, casi lo dobló, al pasar a un déficit del 0,41% del PIB. Muy curioso.

defan004.jpg

Y si analizamos la media de déficit desde que se inició la crisis hasta el último dato publicado, 2017, vemos cómo Montero, acompañada de sus predecesores en el cargo de la Junta de Andalucía, se desvió, en media, medio punto de PIB en ese período.

defan005.jpg

Eso en cuanto al déficit, pero no quedan ahí los incumplimientos de Montero. Si analizamos la regla de gasto, podemos comprobar que la dinámica de incumplimiento de la todavía ministra de Hacienda se mantiene. Así, en 2015, tenía que cumplir con una variación del gasto no superior al 1,3% de variación y se fue al 1,8%.

defan006.jpg

Si eso sucedió en 2015, en 2016 Montero no se acobardó, sino que el incumplimiento lo elevó, hasta pasarse en 4,4 puntos porcentuales el límite que la regla de gasto le marcaba para ese año.

defan007.jpg

En 2017, más de lo mismo: Montero incumplió la regla de gasto en 1 punto porcentual.

defan008.jpg

Adicionalmente, este año presenta una curiosidad interesante. Como dije anteriormente, fue el año en el que el déficit de Andalucía se dobló en una segunda estimación. Pues bien, con la primera estimación y un menor nivel de déficit debido a un menor nivel de gasto, Andalucía cumplía con la regla de gasto.

defan010.jpg

Sin embargo, tras revisarse el dato de déficit, Andalucía pasó también a incumplir la regla de gasto. Lo que genera todavía más sonrojo de las manifestaciones de la ministra diciendo que siempre había cumplido, cuando casi nunca lo ha hecho y cuando lo ha logrado ha sido ayudada por un objetivo más flexible o al límite, es que es la propia ministra Montero, en octubre de 2015, quien saca los colores a la consejera Montero por su gestión de 2017, como muestra el informe sobre el grado de cumplimiento del objetivo de estabilidad presupuestaria, y de deuda pública y de la regla de gasto del ejercicio de 2015, de fecha 15 de octubre de 2018, mientras que en el mismo informe, en su primera versión de 13 de abril Andalucía no aparecía como incumplidora de la regla de gasto. Todos ellos son informes públicos. No obstante, aquí podemos ver el dato que comentamos.

Por tanto, la ministra no dijo la verdad el martes en el Congreso al afirmar que siempre había cumplido, pues prácticamente nunca lo ha hecho. Ni siquiera en eso ha tenido un mínimo de rigor.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios