Menú

Pánico al desabastecimiento del gas: los ministros huyen y trasladan la responsabilidad a las empresas

Nadie quiere ser responsable de algo que cada vez parece más probable que pueda ocurrir: el desabastecimiento de gas en España.

Nadie quiere ser responsable de algo que cada vez parece más probable que pueda ocurrir: el desabastecimiento de gas en España.
Europa Press

Teresa Ribera acaba de afirmar que puede haber problemas de abastecimiento con el gas natural. La respuesta es tardía y, encima, sin acompañamiento de ninguna medida concreta. Pero es que, para colmo, la desbandada se ha implantado en el Gobierno. Ningún ministro ha querido acompañar a Ribera en el trazado del plan y, por lo tanto, en la asunción de responsabilidades en caso de un corte real de gas. Pero, para más demostración del nivel de pánico y deseo de huir, la propia ministra se ha encargado de dar orden de que sean Enagás y REE las que asesoren en la toma de medidas. Toda una elusión de responsabilidades que anticipa un resultado a la misma altura.

Nadie quiere ser responsable de algo que puede ocurrir: el desabastecimiento de gas en España. El motivo es claro: Pedro Sánchez ha convertido a un proveedor natural de gas para España, Argelia, en poco menos que un invitado. Argelia ha pasado de enviar el 40% del gas consumido por España cada año, a sólo un 21,6%. Y todo por la decisión unilateral del presidente español de regalar al Sáhara a Marruecos. Argelia ha contestado restringiendo el gas y España se ha quedado con un gasoducto cortado y el segundo tubo a menos de la mitad de flujo. Y, encima, del gas más barato que recibía España.

¿Cómo ha sustituido España esa pérdida de importación de gas? Con dos proveedores. El primero es más lógico: EEUU. Su gas es caro y llega por barco, pero puede suministrarnos más combustible. Resultado, EEUU ha disparado su venta de gas a nuestro país hasta convertirse en el principal proveedor con el 29,6% del total nacional. De hecho, EEUU ha más que duplicado su venta de gas a España en un año.

Pero el segundo proveedor agraciado resulta difícil de comprender y explicar. Se trata de Rusia. La misma Rusia de Putin que usa el dinero de esas compras de gas para seguir atacando a Ucrania y matando a su población. España ha multiplicado por cuatro en un plazo de un año sus compra a este país. De hecho, ahora, la Rusia de Putin es ya el segundo proveedor de gas de España con nada menos que el 24,4% del total. Y lo peor es que las compras a Rusia se han disparado desde la visita de Pedro Sánchez a Zelenski en abril para solidarizarse con él, Ucrania y la población acribillada. Es decir, tras el estallido del ataque.
Otra consecuencia se desliza de este hecho: España, ahora sí y gracias a Sánchez, es dependiente del gas ruso. Y eso hace que podamos sufrir los anunciados cortes de envío de gas ruso.

Los ministros lo saben. Y ni los económicos, ni los industriales quieren formar parte de una fotografía y responsabilidad que puede acabar mal. Resultado: la ministra Ribera quiere que sean las empresas gestoras —REE y Enagás— las que elaboren el plan de emergencia ante posibles cortes. Hay que recordar que Ribera tan sólo ha anunciando hasta el momento un nuevo comité de expertos sin plazos ni planes precisos. La ministra lo ha deslizado mientras en el norte de Europa los países se preparan ya con reformas urgentes ante el riesgo de falta de gas por los cortes de Rusia.

Pero lo más llamativo es que, encima, hace casi dos meses —el 18 de mayo— Vox solicitó medidas concretas y un plan de emergencia por si surgían estos mismo problemas, como ha publicado Libertad Digital. Lo hizo con el ataque de Putin a Ucrania ya comenzado. Y la respuesta del Gobierno, tras dejar pasar más de un mes, fue que no hacía falta nada. Que ya existe para eso la "reserva invernal". Ahora, Ribera anuncia un comité. Dos meses después de que se le solicitase por escrito en el Congreso. Y, además, pasa la responsabilidad a las empresas mientras se instaura la desbandada en el propio Gobierno.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso