Menú

Biden quiere manipular la definición de "recesión" para librar de ella a EEUU

El FMI anticipa una recesión técnica en EEUU y eleva el riesgo en Europa, con Alemania en el punto de mira.

El FMI anticipa una recesión técnica en EEUU y eleva el riesgo en Europa, con Alemania en el punto de mira.
El presidente Biden | EFE

El Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó ayer martes sus nuevas perspectivas económicas, que incluyen una rebaja generalizada para todo el mundo, incluida España, debido a las implicaciones de la inflación en Occidente, una ralentización peor de lo esperado en China y las consecuencias de la guerra en Ucrania.

Según el informe "Perspectiva Económica Mundial", el FMI considera que España crecerá solo un 4% en 2022, lo que supone una fuerte rebaja de ocho décimas frente a las previsiones publicadas en el mes de abril.

Con respecto a 2023, el Fondo espera que España contabilice un crecimiento del 2%, lo que supone una abultada reducción de 1,3 puntos respecto a los pronósticos de hace tres meses. De esta forma, el organismo estima que el crecimiento en el cuarto trimestre de 2022 frente al mismo periodo del año pasado será del 1,3%, mientras que en el cuarto trimestre de 2023 será del 2,3%.

La rebaja del FMI de produce el mismo día que el Gobierno español ha publicado sus propias previsiones. El Ejecutivo ha decidido dejar sin cambios los pronósticos de crecimiento del PIB en 2022 en el 4,3%, mientras que para 2023 el alza ha quedado situada en el 2,7%, ocho décimas menos.

En el conjunto de la zona euro, el crecimiento este año será del 2,6%, dos décimas menos que las previsiones anteriores. El FMI ha explicado que la abultada mejora en las perspectivas de Italia (siete décimas más, hasta el 3% en 2022) por mejoras esperadas en turismo y actividad industrial, no ha podido compensar los descensos en Alemania, Francia o España.

Así, el Fondo estima que el crecimiento de Alemania será de un 1,2% en 2022, nueve décimas menos, mientras que el de Francia se situará en el 2,3%, seis décimas menos que las previsiones publicadas en el mes de abril.

Tambores de recesión en Europa

De cara al año que viene, las previsiones de la zona euro se han revisado a la baja en 1,1 puntos, hasta el 1,2%. De su lado, Alemania crecerá un 0,8% (1,9 puntos menos); Francia, un 1% (cuatro décimas menos); e Italia, un 0,7% (un punto menos).

Por otro lado, organismo ha señalado que un cese completo de las exportaciones rusas de gas afectaría de forma significativa a la inflación y provocaría racionamiento de energía en Europa. Este escenario, que el FMI califica de "plausible", a su vez reduciría el crecimiento de la zona euro aún más este año y el que viene.

En última instancia, la concurrencia de todos estos factores podrían llevar a la economía europea a no crecer nada el próximo año, según el organismo, mientras que la bajada en las expectativas de crecimiento supone "un riesgo de recesión particularmente prominente para 2023". Así, el organismo eleva al 25% el riesgo de recesión en Alemania y al 15% el de las principales economías del G7.

En este sentido se ha pronunciado Robin Brooks, analista del IIF, en su cuenta de Twitter, donde ha anticipado "una recesión severa que hundirá a Alemania" y ha puesto de manifiesto que el sentimiento empresarial en este país ya se encuentra en un nivel casi tan bajo como en la crisis de 2008.

Biden descarta una recesión

En cuanto a Estados Unidos, la mayor economía mundial, sufre una importante revisión en las previsiones por parte del FMI, que el organismo ya adelantó hace unos días: 2,3% de crecimiento para este año y sólo el 1% el que viene, 1,4 y 1,3 puntos menos que en sus estimaciones anteriores, respectivamente.

Asimismo, el presidente estadounidense salió al paso este lunes de los temores a que el país pudiera entrar en recesión: "En mi opinión, no vamos a estar en una recesión", dijo el mandatario.

Esta afirmación llega pocos días después de que la Casa Blanca publicara un polémico escrito en el que insistía en la idea de que una recesión no es necesariamente la contracción de la economía durante dos trimestres consecutivos. Esta reinterpretación de lo que el consenso de economistas consideran como una recesión técnica, se ha producido, precisamente, a escasos días de que se conozcan los datos de PIB de EEUU.

Concretamente, mañana jueves se publicará el dato crecimiento de la economía americana del segundo trimestre de 2022. De ser esta una cifra negativa, se encadenarían dos trimestres de contracción económica, por lo que podríamos considerar que el país se encuentra en recesión técnica. En caso de que esto así fuera, la Casa Blanca tendrá la excusa de que ellos manejan "otra definición" de recesión.

Y esto es precisamente lo que el famoso inversor Michael Burry ha denunciado en su cuenta de Twitter. "A la Casa Blanca le gustaría se redefiniera la recesión como aquella en la que los consumidores no piden préstamos con tarjetas de crédito para pagar la inflación", criticaba Burry.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad