Menú

Los yacimientos "estratégicos" que tiene España y que están parados

¿Dónde están los yacimientos de minerales críticos más interesantes de España? ¿Por qué no se están explotando?

¿Dónde están los yacimientos de minerales críticos más interesantes de España? ¿Por qué no se están explotando?
El proyecto para una mina subterránea de litio en Cáceres. | Extremadura New Energies

La guerra de Ucrania y la situación en que ha dejado a Europa con el gas está haciendo que se ponga cada vez más el foco en otra peligrosa dependencia: la de los minerales estratégicos o críticos. En Bruselas, según anunció Ursula von der Leyen, trabajan en una futura Ley de Materias Primas Críticas y la identificación de proyectos mineros viables que cumplan criterios sostenibles. Idéntico rumbo parece haberse tomado en España: el PSOE apuesta por "identificar la disponibilidad de yacimientos de materias primas estratégicas" y al mismo tiempo "reducir y optimizar su consumo" en un país rico en algunos de estos minerales y donde múltiples proyectos están parados.

La última Estadística Minera del Ministerio de Transición Ecológica que dirige Teresa Ribera pone cifras a los minerales críticos que hoy por hoy sí se extraen en España: citan la fluorita, el estroncio, el wolframio y el tántalo. En 2020, estas explotaciones supusieron un impacto de 42 millones en la economía española. El informe, que señala que "es muy importante la capacidad de suministro dentro de la propia UE", no alude a los yacimientos aún sin explotar de otras materias críticas también presentes en nuestro país, algunos enredados en marañas burocráticas y litigios judiciales. La Confederación Nacional de Empresarios de la Minería y Metalurgia (Confedem) cifra en 28 los proyectos en España en "fase bastante avanzada" relacionados con materiales estratégicos; en un sector de largos plazos marcados por las necesidades de inversión, los permisos necesarios a todos los niveles administrativos y el éxito o fracaso de las prospecciones, hay varios que destacan por su potencial y por los palos en las ruedas que les han puesto durante años.

La odisea de las tierras raras

El caso más paradigmático es el de las tierras raras: 17 elementos químicos que pese a ser desconocidos para la inmensa mayoría de la población son indispensables para múltiples objetos de la vida cotidiana (neveras, ordenadores, móviles…) y de la denominada energía verde (paneles solares, aerogeneradores...). La dependencia de China es extrema, de casi el 100% en la UE, que ha localizado en toda Europa 76 yacimientos, los más importantes en Groenlandia. España aparece en la lista: citan Campo de Montiel, en Ciudad Real; monte Galiñeiro, en Orense; Ramblas de las Granadillas, en Almería; Río Cúa, en Asturias, Domo del Tormes, en Salamanca y dos zonas en Fuerteventura y Gran Canaria. Sin embargo, los intentos de explotarlos no han tenido éxito hasta ahora.

En Galicia, las primeras tentativas se encontraron con la oposición ecologista; en Ciudad Real, los políticos, con Emiliano García Page a la cabeza, se pusieron en contra. La empresa que trata de extraer las tierras raras, Quantum, llevó a la Junta a los tribunales sin éxito. El proyecto está hoy por hoy parado, algo que desde Confedem no se explican: el mineral, explica a LD su presidente, Vicente Gutiérrez Peinador, "se puede recuperar sin necesidad de explosivos".

"Hablamos de un mineral que está en forma de grava", para el que sólo habría que emplear "una pala, un par de camiones y una criba móvil", cuenta. El impacto ambiental, insiste, sería mínimo y al término de la explotación no haría falta "restaurar nada". "Hay otras minas que son canteras que sí se pueden trabajar y esta, que es más sencilla, una gravera, está parada", lamenta. Las reservas que tiene la mina, "confirmadas" son de 35.000 toneladas, "suficientes para proveer a Europa en los próximos 15 años". Lo anómalo de la situación lleva a Gutiérrez Peinador a lanzar la hipótesis de que la situación "se alimente desde terceros países, a los que no les interesa que haya tierras raras por Europa". "Todos esperamos que el sentido común prevalezca y que en Europa no se puede despreciar semejante yacimiento".

El ‘oro’ extremeño

Otro caso de paralización llamativa es la de los proyectos para extraer litio en Extremadura, un mineral apodado oro blanco por la forma en que se ha disparado la demanda y el precio. Indispensable para las tecnologías verdes por su capacidad para almacenar energía, existen yacimientos en Salamanca, Cáceres y Badajoz. Por el momento, sin embargo, sigue sin extraerse aunque varias empresas lo llevan intentando años. En la actualidad existen 14 expedientes en tramitación relacionados con el litio aunque ninguno tiene concedida aún la concesión de explotación. En verano, la Junta aprobó un decreto ley que obligará a que el litio extraído en yacimientos extremeños sea transformado en la región, en fábricas de baterías u otras aplicaciones.

En Cáceres, a las puertas de la ciudad, se está examinando el último proyecto presentado por la empresa Extremadura New Energies para una excavación subterránea en el paraje de Valdeflores. En principio, el ayuntamiento ve las nuevas condiciones con buenos ojos. También en Cáceres, Lithium Iberia tratará de extraer litio de la mina del Cañaveral. Mientras, en la misma región, otro proyecto para sacar litio, en la zona de El Trasquilón, se fue al traste después de que el terreno fuera cedido para la construcción de un gran centro budista.

El ejemplo casi único del coltán

Frente a los eternos retrasos del litio y el portazo a las tierras raras, en Galicia sí están extrayendo desde hace años coltán en la que es la única mina de este tipo en toda Europa. Este verano, la Xunta otorgó una nueva concesión de explotación a la empresa Strategic Minerals Spain, que lleva dos años obteniendo coltán de una vieja mina de estaño y wolframio en el pueblo de Penouta, al sur de Orense. Estima que se puedan extraer 50 millones de toneladas de este mineral durante 30 años.

Peinador pone esta mina como ejemplo del "ecologismo hipócrita" y del movimiento "no en mi patio trasero". Señala el hito de que este pequeño municipio se haya convertido "en la única mina operativa" en nuestro continente de dos minerales, columbita y tantalita, que se extraen en el Congo "bajo unas condiciones infrahumanas" y que luego están en todos los equipos electrónicos que podemos encontrar en las tiendas y en casa.

Sobre otros proyectos sobre la mesa a la espera de aprobación, el presidente de Confedem señala varios relacionados con el wolframio, estaño, bismuto, cobre, plata, oro, hierro y feldespato.

Los tesoros submarinos

Si abrir nuevas minas en España puede convertirse en una pesadilla por las trabas políticas y las presiones verdes, la explotación de los recursos submarinos será aún mucho más complicada. Aunque hay voces que avisan de que será la vía para abastecerse de unos minerales cuya demanda mundial se va a multiplicar en pocos años, las organizaciones ecologistas están presionando para retrasar la explotación de los posibles yacimientos.

En España, distintos proyectos científicos han localizado zonas con recursos de interés; por ejemplo, hay tierras raras en el Golfo de Cádiz y el Banco de Galicia. De entre todos, destaca, el potencial de los montes submarinos que rodean las islas Canarias, que además de tierras raras esconden otros minerales esenciales como el cobalto, el níquel o el telurio.

El horizonte de la explotación aún está lejano porque aún está en desarrollo la tecnología que permitirá extraerlo, por las trabas ecologistas y porque en España se suma el conflicto de las aguas territoriales con Marruecos, aún pendiente de resolver por la ONU y que afecta a uno de estos montes submarinos, el Tropic.

El caso del uranio

Un recurso, mientras, que probablemente no volverá a explotarse en España es el uranio: tras décadas de explotación, la última mina, la de Saelices el Chico, en Salamanca, cerró en 2000 porque no resultaba rentable. La subida de precios en los últimos años hizo que varias empresas se interesaran por los yacimientos españoles pero el intento que más lejos llegó, el de Berkeley, no fructificó tras el no del Consejo de Seguridad Nuclear y el posterior portazo del Ministerio. A ello se suma la Ley de Cambio Climático, que en 2021 prohibió la explotación de minerales radiactivos en un artículo que según Confedem "estaba totalmente dirigido a parar la mina de Berkeley".

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad