Menú

Los detalles de la bajada del IRPF de Ayuso: 330 millones en los tramos del impuesto y 200 más con la deflactación

Un trabajador promedio se ahorrará 265 euros al año con las dos medidas aplicadas por la Comunidad de Madrid.

Un trabajador promedio se ahorrará 265 euros al año con las dos medidas aplicadas por la Comunidad de Madrid.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en la sede del gobierno regional. | EFE

A mediados de 2016, Libre Mercado publicó un especial sobre el efecto de la no deflactación en la recaudación del Impuesto sobre la Renta. Por aquel entonces, el gravamen directo acumulaba ocho años sin revisión alguna en sus tramos y umbrales de referencia. Combinando esa inacción con el aumento progresivo de la inflación, el contribuyente medio acabó sufriendo una subida de impuestos encubierta, equivalente a tributar 430 euros más cada año entre 2018 y 2016.

España venía de sufrir la Gran Recesión, de modo que la economía no estaba precisamente en un buen momento. Sin embargo, la recuperación observada en los años subsiguientes tampoco animó al gobierno a ajustar el IRPF a la evolución del IPC. Sin embargo, el impacto del Gran Confinamiento en 2020-2021, y la Gran Inflación, en 2021-2022, ha vuelto a poner esta cuestión encima de la mesa, puesto que las empresas y familias españolas están lidiando con una crisis económica cada vez más intensa que se ve exacerbada por una histórica subida de los precios.

De todas las capas de la Administración Pública en nuestro país, la única que reaccionó inmediatamente y comunicó medidas de alivio fiscal como compensación ante el aumento de la inflación fue la Comunidad de Madrid. La pionera decisión de Isabel Díaz Ayuso, comunicada la pasada primavera, empieza a concretarse a la vuelta del verano, tras haber desencadenado una cascada de medidas fiscales que pretenden avanzar en la misma línea. Así, los gobiernos de Andalucía, Murcia, Galicia o País Vasco han puesto en marcha distintas estrategias con las que pretenden acometer también una deflactación del IRPF.

Por su parte, en las filas del PSOE han terminado asumiendo parte de este discurso, conscientes de que tres de cada cuatro españoles piden rebajas impositivas para capear la crisis y superar la asfixia fiscal que están sufriendo los contribuyentes, que se ven cada vez más situados en la parte descendente de la Curva de Laffer (es decir, pagando tipos tan altos que la recaudación no solo no crece más, sino que arroja rendimientos decrecientes). Así, en Valencia, el gobierno de Ximo Puig ha anunciado que rebajará un 10% los tramos del IRPF y elevará por un porcentaje similar los umbrales que regulan sus deducciones, pero siempre en el marco de un auténtico infierno fiscal. También el gobierno nacional quiere fingir preocupación por esta cuestión, de modo que ha anunciado algunas modificaciones a la baja del IRPF, si bien su impacto será mucho más reducido y, además, se verá distorsionado por las 42 subidas de impuestos que ya se han aprobado y las 4 más que quiere introducir Pedro Sánchez (a saber, aumentar el IRPF del ahorro con dos nuevos tramos del 27% y el 28%, limitar la deducción del Impuesto de Sociedades que permite la compensación de pérdidas en las filiales de grupos consolidados y crear un sucedáneo del Impuesto sobre el Patrimonio que tenga alcance nacional).

Activado el ‘Ayusazo’ fiscal

Es en este contexto en el que la Comunidad de Madrid ha puesto en marcha la tramitación de la deflactación del IRPF. La medida será de calado, puesto que generará un ahorro de 198,9 millones de euros. La medida tomará como referencia el incremento del coste salarial ordinario, que aumentó un 4,1% en el segundo trimestre de 2022, último con datos finales.

Hay que recordar que,, además de aplicar esta rebaja, Madrid ha reducido medio punto los tramos autonómicos del IRPF abonados por los contribuyentes de la región. Dicha medida tiene el efecto de devolver 330 millones de euros a los trabajadores madrileños. El impacto total asociado a ambas decisiones ronda, por tanto, los 530 millones de euros.

Hay que tener en cuenta que aproximadamente el 40% de los trabajadores españoles no pagan IRPF, puesto que sus rentas son inferiores al umbral mínimo y, por tanto, su declaración anual implica la devolución de todas las retenciones mensuales que Hacienda les ha practicado. Partiendo de esa base, aquellos trabajadores que sí tributan en el IRPF y residen en Madrid van a beneficiarse de un ahorro que ascendería a 265 euros anuales por trabajador.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad