Menú

Los tickets de supermercado revelan cómo subestima el IPC oficial la inflación real

La subida de los precios sería hasta un 20% mayor de lo que se deduce de las cifras del INE.

La subida de los precios sería hasta un 20% mayor de lo que se deduce de las cifras del INE.
Carnicería de un mercado de Oviedo | EFE

La composición del Índice de Precios al Consumidor (IPC) viene definida por el Instituto Nacional de Estadística. Cada año, el organismo público revisa los presupuestos familiares con ánimo de establecer una estimación de los gastos recurrentes de los hogares. Sin embargo, el IPC es un indicador de lo más complejo: su propósito es muy ambicioso, pero su alcance se ve condicionado por la dificultad de medir de forma dinámica aspectos muy cambiantes, como la compra de productos sustitutos, el impacto de promociones o descuentos, las diferencias de precio entre los establecimientos, los posibles diferenciales de coste en distintas áreas y ciudades…

Precisamente por eso, tiene sentido tomar nota de las compras que realizamos cada semana y realizar comprobaciones posteriores que verifiquen cómo evolucionan los precios de esos mismos productos. Con ese propósito, Libre Mercado ha recogido los precios de los alimentos ofrecidos hace casi dos años por una de las principales cadenas de supermercados de nuestro país y, a renglón seguido, los ha comparado con los precios que ofrece ese mismo establecimiento en la actualidad, a través de su página web.

El primer ejercicio toma como referencia un folleto promocional emitido por la cadena vía e-mail, el pasado mes de febrero de 2021. Los cambios en los precios serían los siguientes:

- Ocho latas de atún claro en aceite de oliva, en paquete de ocho unidades. En febrero de 2021, cada paquete podía adquirirse a un precio de 5,11 euros. En enero de 2023, son 6,73 euros, un 32% más.

- Pizza pre-cocinada para calentar en microondas. En febrero de 2021, cada unidad salía a la venta a 3,47 euros. En enero de 2023, son 4,65 euros, un 34% más.

- Alcachofas. En febrero de 2021, cada kilogramo se despachaba a un precio de 1,59 euros. En enero de 2023, son 2,39 euros, un 50% más.

- Yogur griego, en paquete de cuatro unidades y 110 gramos. En febrero de 2021, cada paquete costaba 1,99 euros. En enero de 2023, son 2,77 euros, un 50% más.

- Galletas digestivas de avena y chocolate, en paquete de 425 gramos. En febrero de 2021, cada paquete tenía un precio de 1,29 euros. En enero de 2023, son 2,19 euros, un 70% más.

- Papel higiénico mega-rollo, en mega-envase de 36 unidades. En febrero de 2021, cada mega-envase podía adquirirse a un precio de 17,5 euros. En enero de 2023, son 27 euros, un 54% más.

Para todos los productos analizados, el encarecimiento promedio sería del 48%. El periodo estudiado va de febrero de 2021 a enero de 2023, de modo que la subida acumulada a lo largo de casi dos años sería equivalente a un incremento anual medio del 24%.

Obviamente, no estamos hablando de una cesta de la compra al uso, sino de productos sueltos. Sin embargo, resulta llamativo comprobar que, en todos y cada uno de los alimentos analizados por Libre Mercado, el encarecimiento de los precios se sitúa muy por encima de lo que arrojan las cifras oficiales. Y es que, de acuerdo con el IPC de la alimentación que publica el INE, la subida acumulada desde febrero de 2021 hasta enero de 2023 sería cercana al 20%. Estaríamos, pues, ante un encarecimiento real que superaría la subida oficial de los precios en un 20%.

Evidentemente, sería preciso un análisis mucho más completo para extraer conclusiones más generales. Sin embargo, como explica el financiero Luis Torras, "hay estudios de la Universidad de Michigan que consideran que el IPC infravalora la inflación de los precios . Otros economistas serios han replicado los sistemas de cálculo que se aplicaban en tiempos de Paul Volcker y encuentran también una desviación".

El propio Fondo Monetario Internacional se ha referido a esta cuestión en un documento que admite la necesidad de actualizar las formas de cálculo del IPC, sobre todo a raíz de los nuevos patrones de consumo que se han desarrollado desde el estallido de la pandemia del covid-19.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios