Menú

El INE británico dice que su PIB está subestimado y lo infla en 50.000 millones

El Financial Times alza la voz por la mala calidad de la estadística oficial, mientras el gobierno saca pecho con los números revisados.

El Financial Times alza la voz por la mala calidad de la estadística oficial, mientras el gobierno saca pecho con los números revisados.
Rishi Sunak | EFE

La Oficina de Estadísticas Nacionales de Reino Unido viene de revisar muy al alza las cifras de crecimiento del año 2021. Asimismo, el organismo homólogo del INE español ha modificado sus cálculos de actividad para 2020. En su conjunto, el tamaño de la economía británica para dicho bienio habría sido un 1,8% mayor de lo que se había aceptado hasta la fecha.

Los estadísticos británicos han defendido que la introducción de distintas "mejoras metodológicas" ha permitido esclarecer la "incertidumbre" propia de un periodo marcado por la incidencia del covid-19. Estas circunstancias harán que el volumen del PIB de Reino Unido asignado a 2020-2021 se vea incrementado en unos 50.000 millones de euros.

Los cambios que ha anunciado la Oficina de Estadísticas Nacionales reescriben por completo la historia del impacto económico del covid-19 en las islas, puesto que las cifras que se habían manejado hasta ahora apuntaban que la economía del país cerró el año 2021 un 1,2% por debajo de las cotas alcanzadas en 2019, antes de la pandemia.

Ahora, con la revisión de las cifras, se considera que el PIB de 2019 quedó superado en 2021, año en que se habría recuperado todo el descenso registrado en 2020 y los niveles últimos de producción habrían sido un 0,6% más altos que en el ejercicio anterior a la pandemia. Esta circunstancia no se explica solamente por el rebote de 2021, que habría sido del 8,7%, sino que también bebe de un descenso menor en el PIB de 2020, que habría caído un 10,4% frente al 11% que se había asumido hasta ahora.

La contribución al PIB de los servicios explicaría el grueso del cambio estadístico, puesto que no se han observado mejoras en otras ramas de actividad, como la industria, la construcción, la agricultura o la producción energética de gas y petróleo. Lo más llamativo de todo ha sido el dato correspondiente al sector primario, que pasa de expandirse en un 12% desde 2016 hasta 2021 a experimentar un desplome del 7% durante dicho periodo.

En las páginas del Financial Times, expertos como Tim Leunig reivindican la necesidad de auditar a fondo los procesos de la Oficina de Estadísticas Nacionales. "Como ciudadanos, debemos estar preocupados. Si las estadísticas están equivocadas por una magnitud tan grande, las decisiones económicas que se toman al respecto también pueden ser muy erróneas. Es probable que se hayan aprobado medidas de estímulo que no eran necesarias, puesto que la actividad estaba funcionando mejor de lo que se había dado por bueno", explica el académico de la London School of Economics.

Por su parte, el gobierno conservador de Rishi Sunak ha recibido los datos con buen ánimo, puesto que mejoran ostensiblemente el desempeño de la economía británica y permiten hacer un cierto "revisionismo" del relato que se había asumido hasta ahora a la hora de hablar del bagaje de la pandemia en términos de producción económica. Ha sido el ministro de Hacienda, Jeremy Hunt, quien ha dado la cara tras la publicación de los nuevos números de la Oficina de Estadísticas Nacionales y no ha dudado en comunicar su "alegría y satisfacción". El gabinete espera que estas cifras contribuyan a mejorar la baja popularidad de los tories que reflejan las encuestas y sondeos de intención de voto.

¿Hará lo mismo el INE?

El debate sobre la revisión de los datos del PIB llegará próximamente a España, puesto que la Contabilidad Nacional será revisada al alza el próximo 18 de septiembre. Economistas como Ángel Talavera han defendido que los niveles de producción serían, en realidad, un 2% mayores de lo que se había dado por bueno hasta la fecha. Estaríamos hablando, pues, de una revisión al alza cercana a los 30.000 millones.

El posible cambio de los números oficiales generará un lógico debate en el campo de la economía y la estadística y, sin duda, se trasladará al terreno político, donde el gobierno intentará sacar pecho pero la oposición podrá recalcar el hecho de que, incluso con dicha revisión de los datos, el rumbo de la economía española es claramente peor que el de la mayoría de nuestros socios europeos y de la OCDE.

Por otro lado, aún está reciente la polémica por la posible politización de los procesos estadísticos del INE. Hace ahora un año, el gobierno fue acusado de forzar la salida del presidente del organismo, Juan Manuel Rodríguez Poo. Los trabajadores del ramo estadístico publicaron de inmediato distintos comunicados en los que criticaron duramente este golpe a la independencia de la entidad.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso