Menú

Yolanda Díaz pide nacionalizar tierras para crear un "banco público" de comunas que dé "independencia" al campo

El campo se ha quedado sin margen por culpa de normas ecologistas ultra, fiscales, sociales, laborales, burocráticas y energéticas apoyadas por Sumar

El campo se ha quedado sin margen por culpa de normas ecologistas ultra, fiscales, sociales, laborales, burocráticas y energéticas apoyadas por Sumar
El partido de Yolanda Díaz quiere acabar con los problemas del campo | Europa Press

Pedro Sánchez se centra en la amnistía a Puigdemont y en bloquear a los jueces y en sacudirse del caso Koldo. Y Sumar busca vida propia con proporciones más propias de 1931 que del siglo XXI. El partido de la vicepresidenta, Sumar, acaba de poner encima de la mesa del PSOE un supuesto plan para acabar con los problemas de los agricultores y ganaderos: nacionalizar tierras para crear un "banco público" de comunas que garantice la "independencia" del campo.

Sumar tiene una idea para el campo: terminar de hundirlo quitándoles las tierras para crear "un banco público" que gestione "comunas". Su plan no ha sido deslizado en una intervención improvisada, sino que forma parte de un documento escrito y registrado en el Congreso de los Diputados donde se describe la vuelta a la hoz. El martillo, por ahora, se queda para otro momento.

"La movilización del mundo rural merece toda la atención y el compromiso de las administraciones en aportar soluciones. España vive una oleada de protestas que expresan el hartazgo y la desesperación del mundo rural por la lenta agonía del modelo agrícola social y profesional", dice el partido de Yolanda Díaz.

"Mientras nuestro país es una potencia mundial en exportaciones y las cuentas de beneficios de la agroindustria siguen aumentando, las pequeñas y medianas explotaciones, que contribuyen a arraigar a la población al territorio y a la soberanía alimentaria, se hallan en una paulatina desaparición", añade Sumar. Los datos olvidan el simple hecho de que todo el campo se ha quedado sin margen: grandes explotaciones y pequeños agricultores. Todos, por culpa de unas normas ecologistas ultra, fiscales, sociales, laborales, burocráticas y energéticas que han sido respaldadas todas ellas por Sumar.

Pero Sumar sigue con su argumentario: "La crisis del modelo social de explotaciones agrarias tiene causas estructurales derivadas de la aplicación de políticas agrarias y comerciales liberalizadoras en un mercado con un alto componente especulativo. Estas políticas neoliberales han supuesto la expansión de la agroindustria en detrimento de la agricultura social y la progresiva concentración de la propiedad de la tierra", afirman los comunistas.

En un mercado híperregulado, con los cultivos dirigidos desde la PAC, las exigencias burocráticas multiplicadas por gobiernos como el de Sánchez y los costes fiscales y laborales disparados en los últimos años, Sumar habla de "la expansión de la agroindustria y la liberalización del mercado" como condicionantes" del "ecosistema planetario ya que juegan un papel fundamental en el sostenimiento de la vida en general y de la humanidad en particular. El sistema agroindustrial globalizado se sustenta en prácticas altamente dañinas para el medioambiente. Cinco de los nueve límites planetarios están directamente relacionados con este sistema agroalimentario: la interferencia en el ciclo del nitrógeno y el fósforo; el uso y la contaminación del agua; el uso y degradación de los suelos; el cambio climático; y la pérdida de biodiversidad".

Por todo ello, Sumar quiere pasar a la expropiación: "Hay que articular una transición agroecológica justa porque es la manera de hacer frente a la crisis climática y energética, garantizar una dieta saludable y nutritiva a la población, y reforzar el papel de los agricultores y ganaderos profesionales de pequeñas y medianas explotaciones".

¿Cómo lo piensa hacer? Pues con una serie de claves. "1. Garantizar unos precios justos a los productores haciendo cumplir la Ley de Cadena Alimentaria mediante". "2. Rechazar en el Consejo de la Unión Europea la aprobación de tratados de libre comercio que no garanticen normas recíprocas en las importaciones evitando el dumping ambiental, laboral y económico y que no sean coherentes con los compromisos de los Acuerdos de París, el Convenio sobre la Diversidad Biológica y los Convenios fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo".

"3. Impulsar una Política Agraria Comunitaria y reformar los planes nacionales para garantizar que redistribuya los fondos en favor de la agricultura social y profesional". "4. Promover un banco de tierras estatal y público que facilite el acceso a la actividad agraria a las jóvenes generaciones. Fomentar la titularidad compartida en las explotaciones agrarias".

Y "5. Impulsar de manera decidida la ley de agricultura social y familiar, que tenga entre sus objetivos transitar hacia una agricultura agroecológica donde los agricultores ganen independencia de las grandes empresas de pesticidas, fertilizantes y semillas reduciendo costes económicos y contaminantes".

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro