Menú

¿Y si España aplicase un tipo único en el IVA, el IRPF y el Impuesto de Sociedades?

El sistema de flat tax o tarifa plana permitiría simplificar los grandes impuestos de forma radical.

El sistema de flat tax o tarifa plana permitiría simplificar los grandes impuestos de forma radical.
Alamy

La complejidad fiscal se ha disparado en España a lo largo de los últimos años, con un sinfín de aumentos impositivos que solo generan más confusión y contribuyen a reducir la competitividad de nuestro sistema tributario, situada ya entre las más bajas de la OCDE. Ante semejante deriva, cabe preguntarse qué soluciones podrían plantearse para revertir a corto plazo esta situación.

De entrada, es evidente que el gran problema fiscal de nuestro país es la ineficiencia del gasto, que nos cuesta anualmente 60.000 millones de euros. Sin embargo, las reformas en dicho campo requieren tiempo y esfuerzo, de modo que sus efectos a la hora de facilitar una reducción de los impuestos no serían inmediatos, sino que se desarrollarían a medio plazo.

Partiendo de esa base, ¿qué podemos hacer mientras tanto? Quizá una de las medidas más interesantes que podría explorar nuestro país sería la de pasar los tres impuestos más relevantes del sistema tributario a un modelo de tipo único, tarifa plana o flat tax, simplificando de forma radical la estructura del IVA, el IRPF y el Impuesto de Sociedades.

Sociedades, al 21%. IVA, al 15%.

Empecemos por el tercero de estos gravámenes: el Impuesto de Sociedades. Las cifras que aporta la Agencia Tributaria nos permiten diferenciar cuál es el tipo efectivo medio abonado por las empresas de nuestro país en relación con los beneficios obtenidos que figuran dentro de la base imponible. Este ejercicio revela que sería posible reducir este gravamen a un tipo único del 21%, sin que ello suponga ningún tipo de cambio en la recaudación obtenida de forma general, pero generando de esta forma un esquema mucho más sencillo para la tributación empresarial.

Pasemos ahora al IVA. Los datos que maneja la Comisión Europea nos permiten estimar cuál es el tipo medio que pagamos los españoles cada vez que adquirimos bienes y servicios gravados con el IVA. Hay que tener en cuenta que este impuesto cuenta con tres rangos de referencia: el tipo general del 21%, el reducido del 10%, el superreducido del 4% y las exenciones aplicadas a ciertos supuestos (0%). Pues bien, este ejercicio sugiere que, si tomamos todo el consumo nacional, el tipo medio efectivo sobre la renta y el gasto de los hogares se sitúa en torno al 15%. De modo que cabría la posibilidad de eliminar el sistema actual y fijar dicho porcentaje como tipo aplicable a todo el consumo de bienes y servicios, una simplificación que dejaría intacta la recaudación total pero aligeraría significativamente las complejidades y distorsiones del actual sistema de tipos diferenciados.

IRPF: 25%... y 35%

Y queda pendiente la cuestión del IRPF. El último gran trabajo dedicado a medir la posibilidad de introducir un flat tax en dicho tributo fue elaborado por José Félix Sanz, Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, quien propuso un tipo casi general del 25% al que se sumaría un tramo del 35% aplicable solamente a las rentas más altas. A cambio, se eliminarían los demás tramos, así como las deducciones, las exenciones y las bonificaciones, generando un impuesto más sencillo que, en cambio, seguiría generando una recaudación idéntica a la actual.

Temas

En Libre Mercado