Menú

Las manipulaciones, medias verdades y mentiras económicas del discurso de Sánchez en el Senado

Para Sánchez sus medidas económicas no podían estar más acertadas y son un ejemplo para Europa. Su discurso rebosa triunfalismo y contradicciones.

Para Sánchez sus medidas económicas no podían estar más acertadas y son un ejemplo para Europa. Su discurso rebosa triunfalismo y contradicciones.
Europa Press

Pedro Sánchez ha intervenido en el Senado para dar cuenta de la crisis energética y de la tormenta inflacionista que asfixia a los consumidores y las empresas españolas con un discurso económico cargado de triunfalismo y contradicciones.

El presidente del Gobierno se ha centrado en culpar de la situación actual a la guerra en Ucrania, a Putin y a los "cuellos de botella generados tras la pandemia", eludiendo algún tipo de responsabilidad en la gestión de su Ejecutivo. De hecho, para Sánchez, las medidas de su Gobierno para paliar la crisis no podían estar más acertadas y hasta son un ejemplo para Europa.

Sin embargo, en su primer enfrentamiento parlamentario con Alberto Núñez Feijóo, el líder del PSOE también ha querido curarse en salud (después de sus múltiples pronósticos fallidos) señalando que el escenario para este invierno es incierto. "No sabemos qué va a pasar. No lo sabe el Gobierno de España, ni el de Alemania (...) no podemos despejar esa incógnita" ha reconocido Sánchez sembrando las dudas sobre el temido invierno económico que viene. Libre Mercado ha recogido las manipulaciones, medias verdades y mentiras más destacadas del presidente en esta cita.

  • "Somos uno de los países que menos dependen de Rusia" : a pesar de que la Unión Europea está en plena carrera por reducir la dependencia energética del Rusia, España ha tomado el camino contrario. Así, en los últimos meses, Sánchez ha disparado la compra de gas procedente de este país, lo que contribuye a financiar la guerra de Putin. Tal está siendo el aumento de la dependencia de España con el gas ruso, que nuestro país se ha convertido en el mayor importador del mundo de gas licuado ruso en julio y agosto.
  • Nuevo baile de cifras con la inflación: una de las prácticas más habituales del Gobierno es escudarse en las supuestas previsiones de "organismos internacionales" para sacar pecho sobre el futuro de la economía española. Así, el pasado mes de julio, Sánchez decía en el debate del estado de la nación que "los principales organismos internacionales creen que España terminará el año con una inflación del entorno del 6,5%", aunque esos "organismos", como la Comisión Europea, apuntaban a que España superaría el 8%. Ahora, el líder del PSOE habla del "8%" este año, aunque la mayoría de analistas vaticinan una inflación del 9% cuando acabe el año. Para 2023, Sánchez prevé una inflación del 3%.
  • "Los españoles recuperarán su poder adquisitivo. La inflación bajará": la evolución de la inflación ha sido una de las áreas donde más han fallado los pronósticos del Gobierno y, aunque ahora fuera cierto que va a moderarse, hay que tener en cuenta que la escalada de precios es acumulativa, por lo que el poder adquisitivo perdido no se recupera aunque el IPC crezca menos.
  • Recorte del PIB: el Gobierno, con Nadia Calviño a la cabeza, mantiene su optimista previsión de crecimiento para la economía española en el 4,3% este año, mientras que Sánchez ha dado hoy por bueno el 4% por el que apuestan la OCDE o el FMI. Así, estamos ante el enésimo error de cálculo del ala económica del Ejecutivo.
  • PIB por encima de Europa: Sánchez ha vuelto a aferrarse a que el crecimiento de España será mayor al del resto de los países del entorno y más del doble que grandes países como Alemania o Francia. Sin embargo, oculta que nuestro país es la economía más rezagada en recuperar el PIB previo a la pandemia. Todavía no lo ha hecho.
  • ¿Recesión?: aunque el Gobierno ha estado negando por activa y por pasiva la inminente entrada de España en una recesión técnica, ahora, Sánchez lo generaliza en Europa. "No se puede descartar que la eurozona sufra una recesión. Una recesión corta, como dicen los analistas" ha dicho. Sin embargo, organismos como S&P ya avanzan que la economía española se dirige hacia la recesión en invierno. En una línea similar, la Airef ha alertando de una caída del PIB en el tercer trimestre, lo que supondría el primer paso para la entrada de nuestro país en la llamada recesión técnica, que implica que el crecimiento de una economía se sitúe en terreno negativo al menos durante dos trimestres consecutivos.
  • "Unas cifras francamente positivas en términos de empleo": A pesar de que España destruyó casi 190.000 empleos en agosto, Sánchez ha sacado pecho de los datos de empleo y de la contratación indefinida obviando la evidente ralentización del mercado de trabajo y el maquillaje estadístico con la conversión de empleo temporal a contratos fijos-discontinuos que trabajan lo mismo que un temporal, pero no cuentan como parados.
  • El récord de la deuda pública: Sánchez ha presumido de que "avanzamos en el saneamiento de las cuentas públicas, reduciendo la deuda" cuando en junio la deuda pública subió y repuntó hasta el máximo histórico de 1,475 billones. Aunque la ratio deuda/PIB se cayó ligeramente hasta en el 116,8% en el segundo trimestre de 2022, esta disminución se debe al efecto estadístico del crecimiento del denominador (el PIB) que mitiga el cociente.
  • El ‘timo ibérico’: Sánchez ha insistido en comparar el precio del megavatio hora (MWh) en España con el de otros países de Europa donde está más alto y ha cargado contra los que califican su excepción ibérica de "timo ibérico". Hay que recordar que otro de los grandes descréditos del Gobierno ha sido prometer que, con la entrada en vigor de esta fórmula, el precio de la electricidad iba a abaratarse entre el 30 o el 40% para después rectificar y decir que la rebaja estará más bien entre un 15 y un 20%. Es decir, la mitad de lo anunciado. De momento, no es que la factura no baje, es que está siendo el doble de cara.

Cede ante la industria por el cierre de fábricas

El presidente del Gobierno ha anunciado hoy también que la gran industria que recurre a la cogeneración estará acogida de forma temporal al mecanismo de compensación del tope al gas. Esta decisión se produce después de que Sánchez dejara fuera de la ayuda a estas fábricas, lo que ha provocado una oleada de paradas.

Como ya explicó Libre Mercado, se trata de una medida que beneficiará a sectores como la cerámica, el ladrillo, la química, la papelera, el textil o los fertilizantes. La industria acusó al Gobierno de "discriminación" por haberles dejado fuera. Por otro lado, Sánchez ha planteado "medidas adicionales y temporales en algunas industrias que serán compensadas", lo que deja la puerta abierta a posibles cortes energéticos en la industria en invierno.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador