Menú

España da la espalda a la nuclear mientras el resto del mundo desarrolla 485 nuevas centrales

La apuesta por esta tecnología ya es generalizada y transversal: la despliega todo tipo de gobiernos, en todos los continentes.

La apuesta por esta tecnología ya es generalizada y transversal: la despliega todo tipo de gobiernos, en todos los continentes.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y la vicepresidenta para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. | Europa Press

La llegada de Liz Truss al gobierno de Reino Unido ha confirmado la apuesta de las islas británicas por la energía nuclear. La decisión de la sucesora de Boris Johnson no es, en absoluto, un exotismo, sino que se enmarca en una tendencia más general que viene observándose en decenas de países, como explicó este diario hace ahora medio año.

Mientras el gobierno español sigue instalado en un "no" rotundo a la energía nuclear, la Unión Europea cataloga dicha tecnología como una fórmula "verde" que resulta plenamente compatible con los objetivos medioambientales de la alianza comunitaria y que puede contribuir de forma directa a aliviar los problemas económicos y geopolíticos derivados de la dependencia del gas y el petróleo producidos por regímenes dictatoriales.

La posición de Pedro Sánchez y su gabinete choca con los más de treinta gobiernos que están desplegando nuevas centrales. Para ser precisos, el último estudio de la Asociación Mundial de la Energía Nuclear eleva a 429 el número de instalaciones nucleares que se están desarrollando a lo largo y ancho del globo. España, pues, se sitúa como una triste e incomprensible excepción a la norma.

Resulta llamativo que la apuesta por la nuclear sea ya claramente transversal en clave política. Se anuncian nuevas centrales en Estados Unidos, bajo gobierno del presidente demócrata Joe Biden. Ocurre lo propio en Alemania, donde el Ejecutivo está en manos de una alianza conformada por socialdemócratas, ecologistas y liberales. En Argentina, el peronismo también asume que esta es una solución de futuro, idéntico postulado al que expresa el Partido Comunista Chino. En Japón, el Ejecutivo del conservador Fumio Kishida confía también en ampliar la capacidad nuclear del país, idéntica apuesta a la del gobierno de Holanda, donde los liberales del primer ministro Mark Rutte comparten tareas de gobierno con centristas, liberal-demócratas y democristianos. De modo que es imposible adscribir la apuesta nuclear a una sola tendencia política, puesto que más bien ocurre todo lo contrario.

Según apunta el diario El Mundo, citando un informe del Organismo Mundial de Energía Atómica, las 429 nuevas centrales nucleares que se están empezando a desarrollar se suman a otras 56 que están ya en construcción. Hablamos, pues, de un aumento de 485 en la cifra de infraestructuras consagradas a esta fuente de energía. De modo que, cuando se completen estas nuevas dotaciones, la capacidad nuclear se habrá duplicado, puesto que en la actualidad hay 438 instalaciones de este tipo operando a nivel mundial.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad