Menú

H2MED, el sustituto del Midcat, podría acabar transportando hidrógeno rosa francés

El BarMar, rebautizado como H2MED, no transportará nunca gas natural. La intención de Francia es que transporte hidrógeno de origen nuclear.

El BarMar, rebautizado como H2MED, no transportará nunca gas natural. La intención de Francia es que transporte hidrógeno de origen nuclear.

Este viernes, coincidiendo con la Cumbre Euromediterránea que se celebra en Alicante, se han conocido nuevos detalles sobre la gran tubería submarina que anunciaron Sánchez y Macron hace unas semanas y que suponía el entierro definitivo del Midcat, la gran infraestructura llamada a llevar a Europa gas natural importado en las regasificadoras españolas y a la que Francia siempre se opuso.

El nuevo conducto submarino nuevo se anunció como un gran "corredor verde", que podría conducir gas en sus primeros años y que después serviría para llevar hidrógeno verde al continente, aquel producido mediante energía renovable. El presidente del Gobierno se jactó en su día del potencial español en esta "transición energética", obviando que el Midcat también contemplaba el transporte de hidrógeno verde en un futuro.

Hoy, Macron, Sánchez y Costa han dado más datos sobre la futura infraestructura, que ha pasado a rebautizarse como H2MED: estiman su coste en 2.500 millones de euros y quieren que sea sufragado, en un 50%, por la Unión Europea. Al contrario de lo que se anunció en un principio, nunca llevará gas natural. El proyecto será presentado en Bruselas antes del día 15 para que sea declarado Proyecto de Interés Común y reciba así fondos europeos del mecanismo Conectar Europa. Ello ha supuesto renunciar a que el conducto pueda llevar gas porque Bruselas no subvenciona infraestructuras nuevas para combustibles fósiles.

En cuanto a las fechas, se confirma que no llegará, al menos, hasta 2030. Consistirá en un tramo submarino de 455 kilómetros entre Barcelona y Marsella y otro que conectará con la localidad portuguesa de Celorico de Beira. Las obras del tramo submarino empezarían hacia 2025-2026 y las acometería un consorcio formado por la española Enagás, la portuguesa REN y los franceses GRTgaz y Teréga.

A estos nuevos detalles se suma la noticia de que Francia proyecta que el futuro conducto pueda transportar hidrógeno generado por sus centrales nucleares. El proyecto recoge el término "hidrógeno renovable", lo que abre la puerta a que por él circule además de hidrógeno verde, el producido a partir de agua mediante electrólisis alimentada con energías renovables, hidrógeno rosa, generado a partir de energía nuclear, la predominante en el mix francés.

Mientras el Ministerio de Transición Ecológica español planea convertir España en un importante punto de producción de hidrógeno verde, una energía aún incipiente en la que tiene puestas sus esperanzas la Unión Europea, Francia quiere hacer lo mismo con sus centrales nucleares. De hecho, el país galo aspira a que la UE acabe considerando tan ecológico el hidrógeno de procedencia nuclear como el generado a partir de energía eólica y fotovoltaica, y recuerda que hace unos meses la UE ya consideró "verde" la energía nuclear.

Desde Moncloa, se apunta que aún no es definitivo si el hidrógeno rosa podrá o no circular por el H2MED y señalan, informa Europa Press, que las discusiones se abordarán el próximo año. Desde Moncloa, defenderán que sólo circule por el corredor hidrógeno generado a partir de energías renovables. La posición francesa será justo la contraria.

En cuanto a quién asumirá la factura, desde Moncloa no dan por hecho que Europa vaya a conceder el máximo de financiación aunque confían en que así sea. Afirman que se trata de un proyecto que va a ser mirado "con cariño" por las instituciones europeas.

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro